“La funeraria” de Mauro Iván Ojeda. Crítica.

Se estrena en sala en el Gaumont, en las plataformas de Cine Ar. Play, Cine Ar. y en otros cines del país a partir del 5 de agosto.

La ópera prima, como largometraje, de Iván Ojeda llega a la Argentina luego de pasar con muy buena crítica por diversos festivales. Tuvo su premier mundial en el Festival Internacional de Cine Fantasía en Canadá, el Festival Internacional de Cine Fantástico Sitges en España, Frightfest en Reino Unido, y Fantasporto en Portugal. Estuvo en 500 salas en Rusia y pasó por salas de Reino Unido, Canadá, Australia y Estados Unidos. Y también su estreno en la plataforma de cine de terror Shudder. Por Nito Marsiglio.

La película comienza en la noche con un recorrido de la cámara por una casona antigua. Comenzando por el patio donde se van prendiendo las luces de manera inesperada hasta hacer un recorrido por las habitaciones, jugando con algunos planos cerrados que generan una atmósfera inquietante. 

Pero el lector debe tener en cuenta que, en todo ese  momento del recorrido, hay algo que juega un papel fundamental para crear un verdadero clima de terror y que lo acompañará en toda la obra y es la banda sonora.

Esa magia la logra Jeremías Smith acoplando al film una musicalización, que si bien clásica para el género, no por eso es menos espeluznante.

Estamos ante una familia disfuncional, compuesta por Bernardo (Luis Machín), Estela (Celeste Gerez) y la adolescente e hija de Estela, Irina (Camila Vaccarini). Que además tienen la particularidad de vivir en una vieja casona donde también funciona una funeraria.

La relación entre madre e hija no está pasando por un buen momento, Irina quiere irse a vivir con su abuela paterna que, por opinión de Estela, es una maldita vieja manipuladora. 

Hay un diálogo muy interesante, ya que con pocas palabras pone de contexto, y es cuando Estela le comenta a Bernardo de lo manipuladora de su exsuegra que mientras le ponía hielo en el ojo le hablaba maravillas de su hijo.

Con pocas palabras queda claro el tipo de mujer que es la abuela de Irina y que el padre era golpeador.

Tampoco las cosas entre Estela y Bernardo andan muy bien, ella suele traer a la discusión la mala relación que tenía con Salvador (Hugo Arana),  el difunto padre de Bernardo.

El guion, escrito por Ojeda,  es un clásico del terror que no tiene nada que envidiarle a los clásicos Hollywoodenses, de hecho varios la han comparado con obras de la talla de Insidious (2010), El resplandor (The Shining, 1980) y El ente (The Entity, 1982). 

Lo realmente notable son las actuaciones. Por supuesto que Luis Machín se luce, como tiene acostumbrado, pero vale también resaltar las actuaciones magníficas de Celeste Gerez como la de la joven Camila Vaccarini y que decir, aunque en un papel muy breve, el inolvidable y querido Hugo Arana.

Un guion clásico del terror, una actuación espléndida, unos encuadres fotográficos muy interesante y una banda sonora que ti voglio dire. 

¿Qué más se puede pedir? 

Puntaje:90.

Calificación:

Arte
Actuación
Fotografía
Guion
Música

Una película de terror con todo lo necesario como exige el género.

User Rating: No Ratings Yet !

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior