“The Craft: Legacy”: La nueva generación de brujas. Crítica

The Craft: Legacy se estrenó el 31 de octubre para presentar una nueva perspectiva de esta historia.

The Craft: Legacy es la secuela de la película de 1996, y trae una nueva generación de brujas que se inclina más por la amistad y el apoyo entre mujeres, y dejan de lado la codicia y conveniencia.

Unos años después de la primera película, Lily se muda con su madre y empieza un nuevo colegio donde sufre de bullying. Luego de que es molestada por menstruar, ella se hace amiga de Tabby, Lourdes y Frankie, y rápidamente se convierte en el cuarto miembro de su pandilla. Mientras conocen sobre sus nuevos poderes de bruja, Lily debe lidiar con su nueva familia, que esconde un gran secreto.

Esta entrega se diferencia mucho de The Craft (1996). Se mantienen las reglas de las brujas, pero su conexión y forma de comportarse es completamente distinta. El guion es más moderno y juvenil, lo que crea un llamado a la nueva generación más que a la fanática de la primera película. Sus personajes son más inclusivos, y tratan temáticas que predominan en los jóvenes. 

Lo que más diferencia este film de su anterior es la fuerte presencia del feminismo, y su lucha contra el machismo. Este recurso es muy evidente desde el comienzo de la película: se ve en la distribución y características de los personajes, y sin haber empezado el conflicto. Eso trae a la historia de hace más de 20 años a un tiempo más contemporáneo.

Además, cabe destacar que la mayoría de su staff son mujeres. Empezando por la directora y guionista Zoe Lister-Jones, quien también produjo este film. La música fue realizada por Heather Christian, la directora de fotografía es Hillary Spera, la edición fue manejada por Libby Cuenin, la escenografía fue de Andrea Kristof, y Avery Plewes fue la encargada del vestuario.

La fotografía de Spera es muy distinta a la realizada por Alexander Gruszynski. La directora crea espacios más oscuros sólo cuando quiere transmitir el miedo de las protagonistas, mientras que Gruszynski hace de “The Craft” una historia siniestra, tanto como sus personajes. Aún así, ninguna de las dos elecciones llegan a tener tanta importancia dentro del film, ya que el vestuario predomina sobre las elecciones técnicas.

The Craft” mostraba a un grupo de jóvenes brujas de una escuela católica, y las personificaba como “emo”: es decir, predominaban las ropas oscuras y negras. En cambio, “The Craft: Legacy” toma un poco de la moda de Euphoria y le da más colores a las protagonistas. Esto sigue con la idea de la directora de crear a un grupo más amistoso, que apoya y acompaña a cualquier persona que lo necesite, aunque sea el bully de la escuela. Mismo las habitaciones de ellas, decoradas por Kristof, hacen a las adolescentes muy modernas y con un estilo indie.

“The Craft: Legacy” es la secuela de la película de 1996, pero no es la misma historia. Es una nueva perspectiva del mundo mágico creado por Andrew Fleming, por lo que llama más a la nueva generación que a los fanáticos de “The Craft”. Con un estilo más juvenil, amigable e inclusivo creado por las decisiones técnicas y la personalidad de las protagonistas, esta nueva entrega presenta temáticas que se abordan en la actualidad con una mirada más adolescente. El legado de las jóvenes brujas se ganan el cariño del espectador y crean un nuevo aquelarre, donde predominan los valores como el amor, la unión y responsabilidad.

https://www.youtube.com/watch?v=cPoyxmA_aCA

Fotografía
Arte
Guion
Música
Actuación
Dirección

Esta nueva generación de brujas, muy conectada con la anterior, se diferencian en todos los sentidos. Con un estilo más amigable y juvenil, la película es un llamado a una nueva generación de fanáticos por esta historia mágica.

User Rating: 0.55 ( 1 votes)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior