“Yo soy mi propia mujer”. Crítica.

Julio Chávez vuelve con su éxito teatral.

Hace 16 años Julio Chávez, dirigido por el gran Agustín Alezzo, traía a la cartelera porteña el éxito del Off-Broadway “Yo soy mi propia mujer”. Esta obra escrita por Doug Wright se convirtió en un hito en la carrera de este reconocido actor quien desde el pasado viernes volvió a ponerse en la piel de Charlotte Von Mahlsdorf la travesti más famosa de Alemania que sobrevivió al régimen Nazi. Esta tercera reposición (la segunda fue en 2016) puede verse en el Teatro Metropolitan Sura (Av. Corrientes 1343, CABA) los viernes, sábados y domingos a las 20hs.

Doug Wright, autor de la obra, conoce la vida de Charlotte Von Mahlsdorf, una travestí ícono en Berlín que actualmente posee un conocido museo en dicha ciudad. Su vida causa tal impacto que decide escribir una pieza teatral, pero para poder afrontar ese desafío viaja a conocerla personalmente. Una vez allí, comienza a entrevistarla y a conocer su historia, una vida que comienza en el seno de una familia que sufre la violencia de un padre abusivo, pasando por su despertar sexual y su aceptación y, por supuesto, el cómo sobrevivió al nazismo durante la segunda guerra mundial.

Julio Chávez interpreta a ambos personajes de forma única como solo un actor de su talla puede hacerlo. De forma sutil, con pequeños movimientos y cambios tonales y con una pequeña ayuda de iluminación, este gran intérprete va y viene de un personaje a otro. Si bien, este podría ser el principal desafío al que se enfrenta, en realidad no es el único. Durante la hora y media que dura el espectáculo Chávez jamás abandona la escena y hace suyo un texto extremadamente complejo y dinámico. Una tarea titánica que este gigante de la actuación pareciera hacer de forma natural y sencilla que provocaría envidia a más de uno.

La historia es acompañada por una hermosa escenografía a cargo de Jorge Ferrari quien recrea una imponente sala del museo de Von Mahlsdorf. Un ambiente con paredes altas, muebles y objetos antiguos y mucho espacio que se llena con la magia de Julio Chávez.

“Yo soy mi propia mujer” es un unipersonal diferente, con un ritmo lento en donde el espectador debe dejarse llevar por esta historia que sin dudas lo cautivará y saldrá de la sala con ganas de conocer más sobre Charlotte. Una gran oportunidad de ver el trabajo de uno de los actores más importantes del país tanto arriba como debajo del escenario, ya que en esta nueva versión también se encarga de autodirigirse.

Calificación

Dirección
Actuación
Texto
Escenografía
Iluminación

Una gran oportunidad de ver el trabajo de uno de los actores más importantes del país tanto arriba como debajo del escenario, ya que en esta nueva versión también se encarga de autodirigirse.

User Rating: 4.2 ( 1 votes)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior