Un filme que revive mitos sobrenaturales y la sugestión descontrolada. Crítica de “La Casa Acecha”

La película siembra una narración fantástica con tintes de suspenso y terror. Las entidades paranormales combinadas con espiritismo nutren de temor y locura al espectador. Por. Florencia Fico.

El programa “Jueves estreno” lanza dos películas nacionales esta ...
Los directores Mariano y Eric Dawidson recrean, “La casa acecha”, un filme sobre un personaje perturbador, que cuida un hogar deshabitado, congregando a sus pobladores al delirio y la muerte.

El reparto compuesto por: Leonora Balcarce como “Maru” esposa de “Maxi” encarnado por el actor Mike Amigorena, “Eduardo” en la piel de Edgardo Moreira y “El casero” por Christian Martín Álvarez.

Balcarce calibra bien su interpretación con bronca, curiosidad y temor. Amigorena se ve absorbido por la formalidad de Leonora aunque lo compensa con humor y estridencias. Moreira saca su carácter más férreo, duro, violento e intimidante en su papel . Y Álvarez aplica toda su gestualidad y porte para dar espanto.

La casa acecha» (Estreno en línea: jueves 11 de junio) – GPS ...

En torno a la realización los hermanos Dawidson montan una thriller fantástico gore con recursos comunes del género suspenso como: energías paranormales o sobrenaturales; en este caso un espectro o figura espiritista. El desarrollo de un relato con peligros y enfrentamientos. La temática de evitar la muerte se hace presente.

La locación en una casa abandonada con: escaleras, cuartos misteriosos o secretos, subsuelo y una planta alta. Un marco ideal para generar en el espectador diversos climas de susto, sofoco, ansiedad, pánico, ahogo, sorpresa y enigma.

La casa acecha» (Estreno en línea: jueves 11 de junio) – GPS ...

El concepto fantástico lo da el guion de: Dieguillo Fernandez , Mariano De Rosa y Alberto Fasce. Elaboraron la leyenda propia de los pueblos, como El Nahuelito, en éste caso el del “El casero”. Él era descendiente de un conde quien “construyó este monstruo”. Esa representación del hogar crea un primer acercamiento al carácter diabólico del espacio y su mirada. Asimismo el ente asociado a lo macabro y a los sacrificios humanos. Los seguidores del cuento en la actualidad hacen circular y retroalimentar el imaginario del público. Además, se expone la posibilidad de la posesión de cuerpos lo que aumenta la alucinación; en clave torturadora y delirante.

 

Los efectos especiales de los Hnos. Dawidson Films se pronuncian con voces fantasmales y aterradoras. Las melodías metálicas que aturden a los personajes funcionan como señuelos para el terror. La animación de Derek Dawidson con una escena humeante o bajo las oscuridades también sirvió para incrementar el espanto.

Los espejos con superposición de imágenes con la entidad siniestra también fue un correcto detalle de fotografía; en manos de Daniel Mendoza. Una escena captura cuando se ducha Maru una clara influencia del legado “Psicosis”.

La casa acecha» (Estreno en línea: jueves 11 de junio) – GPS ...
El montaje por parte de Gustavo Codella y Miguel Colombo dio una puesta en escena que abarcó con creces cada ambiente dotándolo de un aspecto enloquecedor con: veladores que se prenden de repente, collares de época que cortan y cuartos ambientados en forma ritual. Una mano pseudo momomificada irriga más connotaciones como un giño a Dedos de La familia Addams.

El maquillaje de Mariela Aracena le hace honor al salpicado sangriento de toda película gore.

El vestuario que dispuso Betiana Temkin para “El casero” con una túnica negra y un bastón inmediatamente lleva a relacionar a: la Parca, vampiros, brujos a lo Voldemort o Nosferatu. Asimismo, con “Eduardo” con camisas leñadoras que lo posicionan como alguien de armas tomar. En Mike Amigorena con los ambos blancos de trabajadores de construcción símil Breaking Bad y con vestimentas oscuras con capucha lo que cosecha dudas de su identidad.

La casa acecha» (Estreno en línea: jueves 11 de junio) – GPS ...

La músicalización de Rodrigo Crespo y la dirección de sonido de Celeste Palma incrementan los sentidos de alarma con: el cantar de pájaros, ruidos constantes de cadenas y golpes. El uso de pianos con notas lúgubres y violines a tonos fuertes satura a cualquiera. Para dar contexto de un lugar rural, se usa una canción country: “Long shadow” o esa larga sombra que acompaña la película.

Otras más pop indie reggaetonera como “Fuego y pasión” de Juan Ingaramo, Elsa y Elmar crean un espacio para el romanticismo y “Fobia” con la letra: “Afuera hay que esquivar el fuego artificial. Ese que quema lo que no soy, si yo no soy ese. No quiero ser más ese por favor”; composición que evidencia cómo se siente Máximo al ser poseído por “El casero”.

La directora de arte Alejandra Isler dispone una escena muy particular en una pieza. Una instalación con un dibujo en rombos con maderas que provoca esa esencia esotérica que permanece en todo el filme.

El filme acerca a una inesperada historia con matices de terror y suspenso. La actriz Leonora Balcarce destaca la película con dramatismo, Edgardo Moreira con su provocación y Mike Amigorena con pizcas de su histrionismo. El trio da puntos de tensión interesantes a la trama. Hay un armado inquietante que resulta en un thriller con sello: Los hermanos Dawidson.

 

Puntaje:60

Dirección
Reparto
Arte
Fotografía
Música

El filme acerca a una inesperada historia con matices de terror y suspenso. La actriz Leonora Balcarce destaca la película con dramatismo, Edgardo Moreira con su provocación y Mike Amigorena con pizcas de su histrionismo. El trio da puntos de tensión interesantes a la trama. Hay un armado inquietante que resulta en un thriller con sello: Los hermanos Dawidson.

User Rating: 0.5 ( 1 votes)

Florencia Fico

Licenciada en Periodismo. Especializada en rubros como: cultura, televisión, científico e investigación. Asistente de Cátedra en Arte y Estética UNDAV. Miembro del Club de Graduados. Redactora en Revista Combativas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Por favor desactive el bloqueador de publicidad antes de seguir, gracias.