Pensar con otros. “Y mañana el mundo entero” de Julia Von Heinz. Crítica.

La derecha nos esta invadiendo.

Tras su paso por la competencia oficial del festival internacional de cine de Venecia, llega al catálogo de Netflix “Y mañana el mundo entero”. Julia Von Heinz pone en pantalla una realidad innegable, una oleada de pensamientos ultraderechistas está cobrando cada vez más fuerza a nivel mundial. Planteando a su vez la incógnita sobre qué podemos hacer al respecto y proponiendo una resolución poco pragmática. 

Luisa, una joven universitaria alemana se une a un grupo de revolucionarios antifascistas. Estos últimos adquieren más poder día a día, pretendiendo un estado hipernacionalista, sin lugar para extranjeros o mejor dicho otras razas. En contra de esto Luisa y su grupo organizan protestas e intentan frustrar el avance de este movimiento. Las medidas pacíficas poco generan, en cambio la idea de tomar medidas extremas comienza a cobrar más fuerza. 

Dada su historia, este tipo de tramas suelen cobrar más fuerza al estar planteadas en Alemania, ya que suelen derivar en el fasismo. Pero no hay que cruzar el atlántico para presenciar las consecuencias negativas que acarrea el pensamiento de ultraderecha. Aún más en los últimos gobiernos latinoamericanos. En nuestro país los pueblos originarios son arrasados con una impunidad absoluta y el aval casi total de los medios de comunicación. Las poblaciones de Chile y Colombia fueron atacadas sistemáticamente al alzarse contra sus gobiernos en busca de condiciones de vida dignas.

¿Qué hacemos ante todo esto que parece el argumento de una película de terror? Visibilizarlo en primer lugar para empezar, como hace Julia en su película. Protestas como pretenden los jóvenes del P81 en un inicio. ¿Pero cómo evitar, tal como lo vemos en el audiovisual, que la violencia solo termine por reflejarse y reproducirse, creciendo su escala en cada presentación?.  

Al margen de que personalmente me encuentre en desacuerdo con la dinámica que propone Julia Von Heinz en “Y mañana el mundo entero”, si podemos concordar en algo. Siempre debe existir una resistencia, sin que esta se transforme en una guerra entre “nosotros contra ellos”. Teniendo siempre una cosmovisión más global del asunto, sin ser guiada por los extremos. La respuesta seguramente la conseguirán los pensadores de otras áreas, filósofos o politólogos. Con el fin de que la vida, al igual que el cine, deje de ser blanco y negro para pasar a ser a colores.

Calificación.

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música
Actuación

Al margen de que personalmente me encuentre en desacuerdo con la dinámica que propone Julia Von Heinz en “Y mañana el mundo entero”, si podemos concordar en algo. Siempre debe existir una resistencia, sin que esta se transforme en una guerra entre “nosotros contra ellos”. Teniendo siempre una cosmovisión más global del asunto, sin ser guiada por los extremos. La respuesta seguramente la conseguirán los pensadores de otras áreas, filósofos o politólogos. Con el fin de que la vida, al igual que el cine, deje de ser blanco y negro para pasar a ser a colores.

User Rating: No Ratings Yet !

Francisco Mendes Moas

Estudio, hago y escribo sobre cine. Mi relación con el séptimo arte siempre peligra con convertirse en una peligrosa adicción.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Por favor desactive el bloqueador de publicidad antes de seguir, gracias.