Marco Berger: “Me interesaba retratar la desnudez y el erotismo dentro del marco de violencia”

Conversamos con el director de "Los agitadores", Marco Berger, película que tuvo su estreno el 2 de junio en el Centro Cultural San Martín.

El último film de Marco Berger, “Los agitadores”, se estrenó en el Centro Cultural San Martín. El realizador y guionista comenta cómo influyó el caso Fernando Báez Sosa para la construcción de su película, pero además habla de su interés por mostrar cuerpos masculinos en sus inicios y la tarea más difícil que logró con el elenco para que fluyeran las escenas de desnudos.  -¿”Los agitadores” sería una segunda parte de “Taekuondo“, una reversión mucho más politizada, podemos decir?

-No, absolutamente nada que ver. El escenario es el mismo porque es una vacación de amigos, pero el género Taekuondo es una comedia romántica o historia de amor entre dos pibes, donde el escenario es este mundo homoerótico un poco más liviano que en “Los agitadores”, porque están un poco más tranquilos y la película no deja de ser dulce en ningún momento. A veces digo que es como un ciervo en un corral de leones, porque es un pibe que es gay y se mete en una quinta donde son todos chicos heterosexuales y están en la suya, pero el género de la película es una historia de amor.

En tanto, “Los agitadores” es un thriller psicológico donde el escenario es básicamente el mismo, pero son chicos de bastante más plata, que viven en un country, pero no hay una dupla amorosa, no hay dos protagonistas; es una película coral donde de a poco empezamos a ver quiénes son los protagonistas. Pareciera haber un protagonista, el personaje de Poli que está viendo un poco de afuera este mundo de los amigos que son bastante violentos, pero en definitiva creo que son bien diferentes las películas.

-Marco, ¿cuál fue el germen de la película?

-El primer germen fue el asesinato de Fernando Báez Sosa que a los primeros días se veían las primeras imágenes de estos pibes, de hecho le habían robado una cachiporra a un policía que fue un video que se vio en los noticieros, y me acordé que Taekuondo lo había tocado un poco por encima del universo de la masculinidad y esa cosa medio tóxica de lo masculino y le pude dar otra mirada y me imaginé un poco el mundo de esos pibes, que de hecho ahora están la mayoría presos, el cual no está tan alejado de nosotros. En ese momento, cuando mostraban ese video de los pibes jugando con la cachiporra, había algo también de sentir que esos chicos podían ser mis amigos, mis primos; lo vi como algo conocido.

Por lo tanto, a partir de ese punto y sacando a Fernando de la historia, porque no tiene nada que ver con eso, sí me interesaba retratar ese tipo de amigos sin límites ni control, como creyéndose dueños del mundo. Es así como creo un universo completamente nuevo, que es el de “Los agitadores” que representa un poco esa cosa de niños ricos en soledad y llevándose el mundo por delante. Desde ese punto de partida se cuenta la historia de la película, que no vamos a contar mucho para evitar spoiler.

Sacando a Fernando Báez Sosa de la historia, porque no tiene nada que ver con eso, sí me interesaba retratar ese tipo de amigos sin límites ni control, como creyéndose dueños del mundo”.

-También, de alguna manera los universos masculinos de futbol u otros tiene un punto de contacto con el juego homoerótico heterosexual, ¿verdad?

-Sí, está re-permitido. No sé tanto en Argentina cuánto realmente de eso hay y en cuáles universos, pero sí tengo amigos que me contaron de situaciones rarísimas jugando en clubes de básquet o en colegios de cierta clase social que “para entrar acá, tenés que hacer estas pruebas”. Sí se ve mucho en Estados Unidos, para entrar a las hermandades tienen que pasar ciertos juegos o pruebas que todo el tiempo rodea entre la violencia y lo homoerotismo. Esta cosa de “te desnudo para pegarte con un cinto y a la vez te veo el culo“. Eso me interesaba mucho y si bien no conozco tanto, sí me interesaba retratar esa lógica doble donde, en un marco de violencia, está involucrada la desnudez y cierto erotismo.-¿Cómo fue la elección del casting? ¿Son todos actores profesionales o también hay no profesionales?

-La mayoría son profesionales, el único que quizás Jordán Romero que no había hecho cosas de ficción, pero es Tik Toker y es muy gracioso. Hicimos un casting por zoom porque estábamos en medio de la pandemia. Ahora bien, sí pasó que muchos de los que están en la película son alumnos o amigos míos, porque era un film muy difícil de filmar ya que teníamos que hacerlo en burbujas; entonces no sentía que era una cinta tan simple como para que un director de casting busque gente. Bruno Giganti es el protagonista y es amigo mío; Agustín Matcha, el otro protagonista, es hermano de mi mejor amiga. Es decir, fui armando el elenco con gente que yo conocía. Además, tengo una escuela con 60 o 70 alumnos por año, entonces conozco muchos actores, y varios de los que preparé directamente los convoqué para la película sin hacer casting. Sólo a tres o cuatro que no conocía les hice un casting con texto. Luego, bueno, es dirigir. Siempre tengo la sensación que los actores son mi especialidad, que te puedo dirigir hasta una planta: en principio, teniendo buenos actores, trabajando mucho en rodaje, con la letra bien salida, era lógico que la película iba a salir bien.

Ahora bien, los actores estuvieron muy expuestos con escenas de mucha desnudez y mucha entrega, entonces lo más difícil que logré es que se hicieran amigos bastante tiempo antes del rodaje. Tuvimos como un año de trabajo por zoom, luego nos juntábamos para que se fueran conociendo y entonces, cuando realizamos la filmación, ellos ya estaban divididos por habitaciones; se hicieron bastante amigos y eso los animó a que hicieran las escenas y que fluyeran como ocurrió.

Los actores estuvieron muy expuestos con escenas de mucha desnudez y mucha entrega, entonces lo más difícil que logré es que los actores se hicieran amigos bastante tiempo antes del rodaje”.

-Vos fuiste uno de los primeros en hacer plano bulto, llamémoslo como quieras, en el cine. Ahora tenés desnudos masculinos de frente, pero antes no era común

-Sí, en su momento a mí me interesaba bastante más porque era un etapa radical donde yo estaba enojado -por así decirlo- con el mundo donde a la mujer se la cosificaba y al hombre se lo escondía, o por lo menos toda mi niñez y adolescencia fue así: desnudos femeninos por todos lados y los masculinos guardados, entonces sí fue como una posición política. Hoy ya el hombre está totalmente expuesto en Instagram, en todos lados, ya no es novedad el varón mostrándose: la desnudez masculina está a la orden del día y en cualquier lugar.

Hace ya varios años fui un poco como innovador en la forma de mostrar los cuerpos, pero eso después se fue acomodando a lo que necesitaba. En esta película claramente tenía que haber mucha desnudez y juego física porque estoy hablando de eso específicamente; pero, por ejemplo, el anterior film que hice “Los amantes astronautas”, es una comedia y no están ni siquiera en calzones, no fue necesario. Es cierto también que se me fue esa idea política de exponer mucho al hombre, porque ya pasó, hoy el cuerpo masculino no está escondido para nadie, de hecho a veces está casi más expuesto que el cuerpo femenino.

Se me fue esa idea política de exponer mucho al hombre, porque ya pasó, hoy el cuerpo masculino no está escondido para nadie, de hecho a veces está casi más expuesto que el cuerpo femenino”.

-¿Queres adelantarnos de tu próxima película “Los astronautas amantes”?

-Es una comedia romántica, parecida a “Plan B”. Con esta película tuve un éxito muy grande, me superó a mí el film y durante muchos años evité repetir fórmulas, pero se me ocurrió volver a hacer una película que quiero mucho y volver a realizar la misma fórmula, con la particularidad que en este largometraje es un heterosexual y un gay que se hacen pasar por pareja para tratar de recuperar a la ex novia de uno de los dos. Entonces hace un poco el mismo juego, una ficción dentro de otra ficción. Si todo sale bien el año que viene se estrenará.

-¿Dónde se puede ver “Los agitadores”?

-La película se estrenó el 2 de junio en el Centro Cultural San Martín va a estar todo junio con funciones viernes, sábados y domingos y si nos sigue yendo bien seguirá estando. También se puede ver por Cine Virtual PCI donde quieras. 

Reserva de entradas: https://entradasba.buenosaires.gob.ar/

Edición periodística: Andrea Reyes

 

 

Javier Erlij

Licenciado en Periodismo, Profesor para la Enseñanza Primaria, Técnico en Periodismo, Critico de Cine. CEO de Cine Argentino Hoy.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior