CineEntrevistasEstrenosPelículas ArgentinasThriller

Lucía Vassallo: “Es casi un tabú que la mujer hable del deseo y más como lo estoy tratando yo que no me privo de nada”.

En exclusiva hablamos con Lucía Vassallo, la directora de "Cadáver Exquisito" película protagonizada por Sofía Gala Castiglione.

En diálogo con Cine Argentino Hoy, la directora Lucía Vassallo se sinceró sobre qué relación tiene la película con su historia personal y por qué eligió a Sofía Gala Castiglione para el personaje. Además, narró la intensa labor de la dirección de arte y de fotografía, y contó las trabas que encuentra en la industria de cine nacional. Por otra parte, adelantó sobre sus nuevos proyectos de ficción y no ficción.-Lucía, luego de hacer documentales como “Línea 137” estrenaste tu primera película de ficción con “Cadáver Exquisito”…

-Yo trabajo en cine desde muy joven en el área de cámara. Me fui haciendo de apoco realizadora, guionista y productora. En un momento comencé a sentir ganas de crear mundos  ficcionados. Necesité contar historias que no existían y así fue como llegué a la ficción. Además, cada vez que hago un documental como, por ejemplo, “Línea 137”, durante un tiempo digo “no voy a hacer más porque la pasé mal”. Fue muy duro el rodaje del mismo. Entonces, cada tanto considero que tengo que pasar a la ficción o hacer documentales más felices, porque necesitas cambiar de chip para evitar que te haga mal.

-¿Por qué “Cadáver Exquisito”?

Cadáver exquisito es un juego entre muchas personas en el cual se construye una unidad que puede ser una poesía o un collage de fotos. Eso es lo que yo traté de generar con este thriller: quién es Blanca, quién es Clara. Ver cómo una absorbe a la otra; y me parece que es un cadáver exquisito lo que una se imagina de la otra, lo que encuentra y lo que desea de la otra.

Me parece que es un cadáver exquisito lo que una se imagina de la otra, lo que encuentra y lo que desea de la otra”.

-Vos dijiste que podrías hacer un paralelismo entre lo que te impulsó a crear estos personajes (Clara y Blanca) con la relación con tu madre. ¿Por qué?

-Sí, tuvo un poco que ver. En un momento me fui a vivir a su departamento y me encontré con una madre que yo desconocía. Creo que eso le puede pasar a cualquiera. No somos iguales con todo el mundo.

-Sin spoiler, en la película se habla del placer y el deseo, por ejemplo, el personaje de Blanca investiga sobre los efectos de la Oxitocina. ¿Por qué te interesó llevar la ficción hacia ese terreno?

– Y porqué no, no sé. Esta frase tan del feminismo de que “nos mueve el deseo” es así. Si uno no se levanta todos los días y está realmente motivado para hacer lo que hace, es muy complicada la vida. Yo no soporto nada que me obliguen a hacer, y siempre me pareció que la búsqueda del placer era interesante. El tema del deseo está muy poco trabajado y mucho menos en las mujeres. Es casi un tabú que la mujer hable del deseo y más como lo estoy tratando yo que no me privo de nada. Entonces, ¿por qué nosotras no podemos hablar del deseo y del placer?

El tema del deseo está muy poco trabajado y mucho menos en las mujeres. Es casi un tabú que la mujer hable del deseo y más como lo estoy tratando yo que no me privo de nada. Entonces, ¿por qué nosotras no podemos hablar del deseo y del placer?”

-La película está protagonizada por Sofía Gala Castiglione, y viendo el personaje una piensa era para Sofía el papel…

-En Argentina, era para Sofía. En España me hubiese jugado por una Bárbara Lennie, pero acá era ella.

-Sofía siempre es muy jugada con sus personajes y muy entregada a lo que el guion y director/a requiere…

-Sí es cierto. Aparte, uno le da los guiones a la gente con la que quiere trabajar y te pueden decir que no. Sabía que determinadas actrices no iban a querer hacer ese papel.

-Un aspecto destacable es la estética que se logra en los personajes, tanto en la transformación de Clara como en la degradación que se observa en Blanca…

-Sí, y si hubiese filmado todo el guion había mucha más degradación de ese cuerpo (Blanca), porque estudiamos cómo una persona se va degradando en estado de coma. Yo siento que por momentos las transiciones son un poco brutas; la realidad es que me faltaron siete u ocho escenas más sobre el cuerpo de Blanca. Además, yo estudié dirección de fotografía y siento que para que la estética esté muy lograda, tiene que haber un matrimonio muy bueno entre la dirección de fotografía y la dirección de arte de una película. Tiene que haber una comunión. Y en ese sentido, Mariela Rípodas es una de las mejores directoras de arte de este país, y a pesar que había bajo presupuesto se copó. En cuanto al director de fotografía, Fernando Marticorena, también trabajó mucho para que a Nieves Villalba (Blanca) no le moleste la luz. Así que el trabajo que hizo Fernando fue enorme.

Siento que para que la estética esté muy lograda, tiene que haber un matrimonio muy bueno entre la dirección de fotografía y la dirección de arte de una película. Tiene que haber una comunión”.

-Con respecto a Nieves Villalba, tuviste que inmiscuirte en el mundo de las personas albinas, y ese es un esfuerzo elogiable porque bien podrías haber elegido otra actriz para ese personaje, y sin embargo, te tomaste el trabajo y seguiste con tu proyecto en mente…   

-Era otra película y fue todo un desafío. En un momento, se nos ocurrió probar por si no encontrábamos a una actriz albina, maquillar a otra intérprete que fue Mónica Lairana. Ahí me di cuenta que no estoy en Hollywood: estuvimos cuatro horas con un aerosol maquillándola para unas fotos y cuando estábamos por hacerlas se absorbió todo el maquillaje, y dijimos: “O no es una albina o es una albina”. Este término medio que queríamos hacer no iba. Y tuve mucha suerte de encontrar a Nieves.

-¿Cuánto duró el rodaje de la película?

-Dieciocho días, nada. Fueron cuatro semanas de lunes a viernes y nos tocaron dos feriados que no podíamos pagar a los técnicos porque son sueldos dobles, y encima tampoco pude hacer prácticamente horas extras. Las jornadas son de 8.45 horas y en el medio hay que parar una hora para almorzar. Yo trabajé como técnica toda mi vida, me parece genial que los sindicatos cuiden a los técnicos, pero hay un problema: juegan las mismas reglas para los que tenemos un premio ínfimo del INCAA como para el que filma con K&S y Patagonik y puede pagar horas extras, nocturnidades… nosotros no. Ahí, hay una charla que me parece hay que resolver.

Yo trabajé como técnica toda mi vida, me parece genial que los sindicatos cuiden a los técnicos, pero hay un problema: juegan las mismas reglas para los que tenemos un premio ínfimo del INCAA como para el que filma con K&S y Patagonik y puede pagar horas extras, nocturnidades… nosotros no”.

-Al respecto, ¿perteneces a la Asociación de La Mujer y El Cine?

-Estoy en “Acción Mujeres del Cine” y con la Asociación están ligadas y presenté “Cadáver Exquisito” en el festival y ahora vamos a Mar del Plata.

-Ahora estás desarrollando tu nueva película “Carrusel”…

-Sí, estoy en etapa de reescritura porque en los últimos meses cambió la nacionalidad de la película y es muy probable que se nacionalice como española. Entonces hay que hacer una adaptación de ese libro que ya está escrito para que transcurra en España, puesto que hay que tomar en cuenta la historia, la manera de hablar de los adolescentes, los tiempos verbales… Hay que reescribir el guion y estamos en eso. Ojalá se pueda hacer. Yo quería filmar “Carrusel” en Argentina pero las productoras nacionales, en la situación que está el INCAA y los medios que te dan no se animan a ser la productora mayoritaria, es decir, la que tiene la mayor responsabilidad, porque si bien no es una mega producción tampoco es una película chica. Requiere de otro presupuesto. Así que estoy con eso y con un documental que se llama “Cineastes” que estamos haciendo con María Fernanda Aramburu. El mismo también está en desarrollo y estamos relevando todo lo que es el cine de mujeres y disidencias que se está haciendo en los últimos años. Queremos visibilizar toda esta nueva ola que empezamos a gestarnos y que en la actualidad hay una camada muy grande y la queremos mostrar.

Yo quería filmar “Carrusel” en Argentina pero las productoras nacionales, en la situación que está el INCAA y los medios que te dan no se animan a ser la productora mayoritaria”.

-Por último, ¿qué expectativas tenes con “Cadáver Exquisito”?

-Para ser una película chica estamos haciendo una apuesta comercial importante; no solamente estamos en salas como el Gaumont sino también en salas comerciales, así que ya estamos apostando un poco fuerte. Espero que le vaya bien, y lo que a mí más me gusta de esta película es que es un film que te deja con más preguntas que respuestas. Y está bueno que salga del nicho del cine y que una persona que tal vez no está acostumbrada a ver este tipo de contenidos la vea y se quede haciéndose algunas preguntas.   

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar