CineCriticaDramaEstrenosRandom

EL Poder del Dinero. Crítica de “Así habló el cambista” de Fernando Veiroj.

En su nueva película, el director uruguayo, nos trae una historia de antihéroes, un estudio de personajes fuera de lo común envuelto en un thriller y con un humor negro que refleja el ascenso de un lavador de dinero libre de conciencia durante la dictadura militar uruguaya de los años 70. La película refleja cuán ineficaz es Humberto Brause (Daniel Hendler), quien describe su negocio de dinero como “la raíz de todo mal” en su vida personal mientras profundiza en el crimen, fruto de su avaricia. Adaptación de la novela de Juan E. Gruber, “Así Habló el Cambista” de Veiroj es, un film que refleja el submundo de los negocios en una de lás épocas más oscuras latinoamericanas.

La acción comienza en 1975, cuando Uruguay se ha convertido en un favorito de los delincuentes que buscan obtener ganancias de las economías en picada en  Argentina y Brasil, antes de regresar a 1956 y luego volver a avanzar. Hendler interpreta a  Brause con una ambigüedad embrujada, quien lo acompaña es Dolores Fonzi como Gudrun, la hija del jefe de Brause (Luis Machín), una impresionante flautista, que pronto se convertirá en la esposa fría y calculadora del financista.

A pesar de conquistar a la bella Gudrum, Brause solo es fiel al dinero, abrazando a políticos corruptos a expensas de su suegro, rompiendo la regla de este último de no involucrarse con la clase política. Sus tratos poco fiables y sus relaciones sexuales igualmente arriesgadas pueden traerle dinero y placer, pero los problemas nunca se quedan atrás. Sin tomar postura política, Veiroj refleja el efecto de goteo de la corrupción, como hace mella en su relación con su esposa y como todo lo que toca su marido de alguna manera lo destruye. Pero la falta de autoconciencia del personaje central hace que ni siquiera se de cuenta que en las aguas en las que se está metiendo están llena de tiburones que no dudarán en sacrificarlo para sobrevivir.

El director de fotografía Hernández y de arte Pablo Maestre Galli crean un ambiente de época fuerte, con una puesta en escena impecable. Acompañada por un diseño de vestuario que reproduce de manera fehaciente los estilos y la moda del momento, permanentemente envuelto en la densidad del humo de cigarrillos. El uso de la música clásica hace que las acciones de Brause parezcan aún más ridículas y mezquinas.  La dupla central se luce en su juego de indiferencias y silencios, inmersos en un mundo lleno de codicia. Acompañados magistralmente por Luís Machín, el maestro que lo inserta a Brause en el mundo de los negocios y por Benjamín Vicuña, un siniestro militar argentino que persigue al financiasta para hacerse mucha plata perteneciente a grupos extremistas. 

Plagada de personajes inescrupulosos, en este film nadie es bueno ni inocente. Con una estética de film noir y mucho humor negro, “Así Habló un cambista” retrata de manera brillante una historia de codicias, traiciones y negocios turbios en una latinoamérica convulsionada.

Puntaje: 90/100.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar