CineCriticaDramaNoticiasPelículas Argentinas

“Los Sonámbulos” de Paula Hernández, elegida para competir en la nominación a los Oscar.

Dormidos al borde del abismo.

Esta tarde la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina entregó los Premios Sur edición 2019, y anunció que la película “Los sonámbulos” de Paula Hernández es la elegida para representar al país en la categoría “Mejor Película Internacional” de los Premios Oscar de la Academia de Hollywood. En esta nota, la crítica de la película. Por Bruno Calabrese. 

Luisa (Erica Rivas), llega con su hija de 14 años y su marido a compartir unos días con la excusa de festejar fin de año a la casa de campo de su suegra. La joven es sonámbula y está en pleno despertar sexual, mientras los padres se encuentran inmersos en una crisis silenciada.

Una familia matriarcal, que gira alrededor de las decisiones de la señora mayor. Luisa es la única nuera dentro del grupo familiar,  por lo cual es el blanco de todas las indirectas de la suegra. 

Su esposo (Luis Ziembrowski) es el mayor de los tres hermanos. El resto de la familia está compuesta por  Daniel Hendler, un bohemio separado y padre de tres hijos y Inés, una madre soltera que carga con el peso de tener un hijo recién nacido y una madre que no coopera en nada, y encima, la manipula. De manera inteligente y totalmente natural, Paula Hernández nos inserta en la dinámica familiar de ese fin de semana. 

La sorpresiva llegada de Alejo, el hijo mayor de Hendler, el nene mimado y protegido de la abuela provocará una revolución. Coqueteos con Luisa y  con su hija. Mirada celosas de la joven hacia la madre, todo dentro de un contexto familiar de discusiones por la venta de la casa, competencia entre hermanos, peleas entre parejas y entredichos familiares  

Los tiempos de la película están manejados de manera eficiente y la trama familiar se despliega con total espontaneidad. Nos inserta dentro de su conflictiva dinámica, hasta llevarnos a naturalizar cada discusión que se va sucediendo. Sodomiza al espectador, con situaciones que parecen no tener sentido pero que resultan necesarias para meternos dentro del seno familiar. Así es como veremos una simple pelea de migas de pan entre Alejo y Ana se transforma en un peligroso juego de seducción que tendrá graves consecuencias en el final, mientras los adultos discuten por conflictos económicos relacionados con la venta de la casa  

Luisa huele el peligro en Alejo para con su hija. Pero todo un entorno desfavorable, con una marido que no le da lugar a sus opiniones y la trata de sobreprotectora con su hija, la hará cuestionarse y no dejarse llevar por lo que ella siente.  

Toda esa tensión imperante explotará en el final. Con una Erica Rivas impecable, que estallará como un volcán ante una situación familiar que la sobrepasa y una tragedia que se veía venir. 

Lo maravilloso de “Los Sonámbulos” es que te envuelve en una telaraña familiar y te sodomiza poco a poco, hasta clavarte el aguijón en ese vertiginoso y angustiante final que se podía prever pero que todos pasamos por alto. 

 Puntaje: 90/100. 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar