“Todas las veces que nos enamoramos” Carlos Montero. Crítica

Amor, desengaños, miedos, idas y vueltas.

“Todas las veces que nos enamoramos” es la nueva serie de Carlos Montero (director de Elite) disponible en Netflix desde el 14 de febrero y que se encuentra dentro del ranking top 10 de series más vistas en diferentes países.

La nueva comedia románica de Montero propone la historia de dos jóvenes en dos planos temporales. Irene (Georgina Amorós) llega a Madrid para estudian cine en el año 2003 y se conocerá con Julio (Franco Masini) en el año 2004, su historia de amores y desengaños avanzará hasta el 2022. En alusión al título de la serie, será en más de una oportunidad que Irene y Julio podrán enamorarse, estar juntos pero también desprenderse para luego volver a iniciar ese bucle en el que se vuelven a enamorar.

Estas idas y vueltas en su relación, de la cual no hay una profundidad romántica del todo sino más bien una química sexual planteada desde un inicio y que bien logran Georgina Amorós como Franco Masini, se introducen en el cliché de la historia de dos jóvenes que parecen destinados a estar juntos pese a los obstáculos de la vida misma. Sin embargo, al no haber profundidad en su relación como un interés netamente amoroso, también podría ser un intento de escapar del mismo ya que desde un principio se siembra la duda de no saber qué va a suceder y se mantendrá hasta el final.

Da y Jimena, los compañeros de piso y amigos de Irene, aportaran con sus respectivas personalidades, miedos y angustias. Cuando la historia de Irene y Julio entre en esas planicies de idas y vueltas, Da y Jimena serán quienes capten la atención.

Por otro lado, se marcaron los planos temporales desde diferentes puntos: el uso de los celulares, el paso de los Nokia 3310 a los iPhone para las idas y vueltas de Irene y Julián. Lo que fueron mensajes de voz sin abrir luego serán mensajes de WhatsApp eliminados. La música del momento de España con Chenoa –artista nacional- que tuvo su salto a la música a principios de los 2000, la vestimenta, looks con los pantalones de botamanga acampanada y coloridos.

Esta comedia romántica es un ida y vuelta constante a lo largo del tiempo, un bucle que se estira por más de veinte años y que si bien no demuestra demasiadas aristas, la simpleza predomina y atrae.

Calificación

Arte - 65%
Guión - 50%
Fotografía - 0%
Música - 65%
Actuación - 55%

47%

Esta comedia romántica es un ida y vuelta constante a lo largo del tiempo, un bucle que se estira por más de veinte años y que si bien no demuestra demasiadas aristas, la simpleza predomina y atrae.

User Rating: 0.55 ( 1 votes)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior