“To the end of the earth” de Kiyoshi Kurosawa. Crítica

Nuevo estreno en MUBI

Dentro de las nuevas incorporaciones de Mubi, la plataforma de streaming con curaduría, se encuentra la bella To the end of the earth de Kiyoshi Kurosawa. Una demostración de la fuerza que poseen los choques culturales. Cabe aclarar que el director, aunque comparte apellido, no tiene ninguna relación con el histórico Akira Kurasawa.

Un equipo pequeño de grabación japonés se encuentra realizando un capítulo sobre Uzbekistán para su programa turístico. La conductora Yoko en su tiempo libre recorre la ciudad. Queda cautivada por los imponentes paisajes naturales, aunque choca constantemente contra la cultura y tradiciones del lugar. Al pasar varios momentos de soledad, comienza a replantearse si realmente está haciendo lo que la hace feliz o si debe dejarlo todo en pos de su sueño de ser cantante. 

Un país es un ex integrante de la Unión Soviética y el otro formaba parte de la alianza del eje en la segunda guerra mundial, para luego ser intervenido por los Estados Unidos. No comparten el idioma, ni siquiera el inglés como intermediario, ni la ideología y mucho menos la religión. Dos culturas cuasi diametralmente opuestas o que al menos transitan diferentes caminos. La diferencias y los choques culturales son inminentes. Así lo vive el equipo japonés cotidianamente. Deben cambiar el cronograma de grabación constantemente por el cambio de humor de los locales, defender sus métodos de trabajo antes los mismos y todo comunicándose a través de un traductor.

Todo se complica aún más para la joven protagonista, la cual intenta visitar el lugar por sus propios medios y casi siempre termina extraviada o en medio de algún percance. Dos claros ejemplos lo demuestran, el primero sucede cuando se propone comprar una cabra doméstica para liberarla y cuando terminan de grabar los anteriores dueños llegan en su auto y la vuelven a capturar. El otro transcurre en un basar gigantesco donde ella graba con su cámara un edificio que está prohibido y es perseguida por la policía. Sin embargo, encuentra momentos en estos paseos autogestionados para inspirarse por los paisajes autóctonos y desenterrar su verdadera vocación de cantante. 

El personaje del director, aunque secundario, logra plantear mediante sus acciones y decisiones, profundas críticas a los medios de entretenimiento. En primer lugar de su país natal, Japón, pero se pueden transpolar incluso a los nuestros. Tiene muy claro que su rol es generar entretenimiento para las masas y no educarlas. Como lo demuestra rechazando la propuesta de grabar el teatro local, el cual posee una raíz histórica y cultural que lo conecta profundamente con su país natal. Posee arraigada la idea de que el show debe continuar, haciendo que Yoko se suba a una atracción de parque de diversión varias veces consecutivas, aun sabiendo que la salud de la misma corría riesgo. 

Los paisajes de Uzbekistán invitan a ser captados por la cámara y así lo hace bellamente Kiyoshi Kurosawa en To the end of the earth. Con actuaciones sutiles y conmovedoras, una trama pausada pero atrapante y un nivel técnico que sobresale por mucho de la media, la película del director nipón logra mantener al espectador cautivado delante de la pantalla por casi dos horas.

Calificación

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música
Actuación

Los paisajes de Uzbekistán invitan a ser captados por la cámara y así lo hace bellamente Kiyoshi Kurosawa en To the end of the earth. Con actuaciones sutiles y conmovedoras, una trama pausada pero atrapante y un nivel técnico que sobresale por mucho de la media, la película del director nipón logra mantener al espectador cautivado delante de la pantalla por casi 2 horas.

User Rating: No Ratings Yet !

Francisco Mendes Moas

Estudio, hago y escribo sobre cine. Mi relación con el séptimo arte siempre peligra con convertirse en una peligrosa adicción.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior

Adblock Detectado

Por favor desactive el bloqueador de publicidad antes de seguir, gracias.