AdelantosEstrenos

Relatos en primera persona. Crítica a “Nueva Mente”, de Ulises de la Orden

Nueva Mente (2019) es el último trabajo del cineasta Ulises de la Orden. Se trata de un documental que gira en torno a la problemática de los residuos urbanos. Esta temática, sin embargo, permite trazar una interesante cartografía social. Por Juan Páez

¿Qué debemos hacer con la basura? ¿Cuáles son las políticas que se aplican para su tratamiento? ¿Qué intereses subyacen en las decisiones que se toman al respecto? En este trabajo, el cineasta ubica la situación de la basura en el centro de la discusión, planteando un recorrido por tema tales como la salud pública, la conciencia ambiental, las responsabilidades sociales, las políticas gubernamentales, entre otros.

Las primeras escenas muestran cómo toneladas de desechos caen de las máquinas a la cinta, transformando, desde un principio, a la basura en el eje central de la propuesta. Estas imágenes se suceden, entre fotos y fragmentos visuales en blanco y negro, mientras escuchamos los comentarios de numerosos periodistas, quienes se refieren acerca de esta problemática que aqueja a la provincia de Buenos Aires desde tiempos remotos.

En Nueva Mente (2019), Ulises de la Orden pone en diálogo diferentes relatos en primera persona de quienes integran la Cooperativa Bella Flor, una organización de trabajadores que desarrollan sus labores en el CEAMSE. Estos testimonios articulan una retrospectiva acerca de cómo es que surge, crece y se consolida esta iniciativa laboral. Además, los detalles que se brindan, permiten que el espectador reviva diferentes periodos históricos y conozca el grado de implicancia que estos tuvieron en la conformación de la asociación.

Asimismo, la película revela una fuerte impronta social al visibilizar cómo impacta la Cooperativa en términos de inclusión social, puesto que en ella trabajan no solo sujetos que provienen de los sectores más carenciados sino también personas que buscan reinsertarse en la sociedad. En este sentido, el reciclaje no es solo material sino también humano. Las mejoras en la calidad de vida y el acceso a bienes culturales transforman la situación adversa de los protagonistas en una nueva oportunidad de acceder a una vida digna.

En suma, el documental constituye un aporte significativo en términos de conciencia social, planteando una realidad que, por lo general, desconocemos. Los relatos en primera persona logran cautivar al espectador puesto que permiten una identificación inmediata. En los bordes de la sociedad, alejados de los privilegios de una clase dominante, estos hombres y mujeres profesionalizan su labor, recuperan su derecho a tener derechos y reclaman que los mismos sean respetados.

Puntaje: 10 (diez)

Mostrar más

Juan Páez

Licenciado en Letras y Diplomado en Periodismo Digital.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar