CineCriticaDocumentalesDramaEstrenosFestival Internacional de Cine de Mar del Plata

“Quién lo impide” de Jonás Trueba. Crítica.

Una experiencia 100% festivalera.

Las reglas del presentador, Pablo Conde, son claras. A lo largo de los 220 minutos que dura la película habrá dos intervalos de 5 minutos donde no se prenderá la luz de sala y apagar los celulares para obtener una experiencia inmersiva. Esta maratón audiovisual que propone Jonás Trueba, en su última obra hay que vivirla con sus propias reglas, habitar la sala de cine como también habitamos la vida de los protagonistas de “Quién lo impide”La cual forma parte de la Competencia Internacional.

Un proyecto titánico realizado a lo largo de 5 años, nos lleva a través de la vida de unos jóvenes españoles. Rompiendo la barrera entre documental y ficción constantemente y a través de un abanico de herramientas técnicas que van desde la entrevista a la voz en off. Trueba logra retratar la juventud, sin estereotipos ni ideas forzadas. Buscando responder, ¿qué es ser joven? los protagonistas que transitan la adolescencia lo explican con sus acciones y vivencias. 

Aunque el tema pareciera universal, cada juventud se ancla a su tiempo y región. Pero dejando de lado las vivencias personales de cada espectador, si puede conectar o entender en mayor o menor medida a estos chicos, es imposible no conectar con lo que les sucede. Habitar un mundo que parece lleno de posibilidades y sentir que ninguna es para vos, el idealismo de querer cambiar todo aquello que no te gusta, incluso la difícil decisión de tener que elegir estudiar una carrera que tal vez realices toda tu vida una vez terminada la secundaria.

La narrativa que aplica Jonas consigue que de un momento a otro estemos conviviendo con los personajes. Inclusive durante los pequeños intervalos, donde las luces no se encienden, uno sigue atado a ese mundo tan particular. Cada momento importante, cada momento triste, momentos de dudas, todo pasa a través del espectador al tiempo que corre por la pantalla. Entrando en un hipnótico trance donde tiempo y lugar se pierden, rompiéndose únicamente al salir de la sala y ver la brillante luz del sol. 

Un ambicioso proyecto el de Jonás Trueba, empero consigue llegar a buen puerto. “Quién lo impide”, pandemia de por medio, nos invita a vivir una segunda adolescencia. Como si de una poción de alquimista se tratase, seguir la receta se hace fundamental. Un agotamiento mental y físico devienen de la visualización de corrido, pero es ahí cuando se logra ingresar de manera completa al mundo propuesto por Trueba. 

 

Calificación.

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música

Un ambicioso proyecto el de Jonás Trueba, empero consigue llegar a buen puerto. “Quién lo impide”, pandemia de por medio, nos invita a vivir una segunda adolescencia. Como si de una poción de alquimista se tratase, seguir la receta se hace fundamental. Un agotamiento mental y físico devienen de la visualización de corrido, pero es ahí cuando se logra ingresar de manera completa al mundo propuesto por Trueba. 

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar