Las mil y un caras del Genio en Aladddín. Crítica

La película estadounidense gira alrededor del carismático actor Will Smith quien compone al notable personaje salido de la lámpara color azulado. La mítica historia animada pasó a la pantalla grande ahora encarnada por intérpretes reales y circulan un relato oral parte de un compendio de cuentos con un autor anónimo. Por Florencia Fico. 

 

El filme contó con la producción de Walt Disney Pictures con un tinte propio del emporio cinematográfico la gran escala de animación en los típicos animales de la historia animada tanto el león que defiende a Jazmín como el mono capuchino que es guardián de Aladdin fueron piezas más que dulces donde se pudo ver una relación muy tierna y contenedora de los animales con los actores. 

El guión de John August y Guy Ritchie se basa en la historia de un entrañable pero sin fortuna ladrón enamorado de la hija del sultán, la princesa Jasmine. Conseguir tener un acercamiento con ella, lo hará por medio del hurto que le propone Jafar(Marwan Kenzari). Se trata de ingresar a una cueva dentro del desierto y así obtener una lámpara mágina que le dará tres deseos. Ahí es donde Aladdín se reune con Genio y emprende una exploración a sus más íntimos sentimientos y travesías.

Zenzari compone al visir real que es un hechicero malvado pero pasa desapercibido; un personaje que quiere el poder absoluto del territorio árabe. Sólo lo destaca su bastón en forma de cobra que le da sus poderes y un ave cómplice de sus perversiones.

En remakes de Clásicos de Disney el nuevo giro fue en rememorar la unión entre Genio y Aladdín, cuando Aladdín casi muere Genio aparece y busca los grises para salvarlo, también cuando quiere acceder al trono y quiere aparentar ser príncipe entre ambos hay un constante consejo entre los dos. El guión es un ida y vuelta entre los sueños de Genio y Aladdín. La energía está cargada en Will Smith como genio, convertido en: asistente de moda, sirviente de aladdin, bailarín de danza árabe, cantante de rap, una voz de la que uno no se pude escapar. Es un ser que propaga alegría y concede fantasías.

En torno a la fotografía a cargo de Alan Stewart reflejaron con tomas panorámicas grandes instantes en desiertos, selvas, ciudad en ruinas y majestuosas tomas en el palacio del sultán. Hubo un momento brillante cuando intentó romper con la cuarta pared cuando Will Smith en personaje de “Genio” habla con los espectadores.  

En las acrobacias de Aladdin (Mena Massoud) se vio la capacidad de entrega al papel pero no brilló; se trata del personaje central el contaba con experiencia en “Let’s Rap” como gran promesa de transferirle a su protagónico la virtud de ponerse al frente de las coreografías. Sin embargo, el guión lo desplazó a ser un simple títere del Genio. En cambio Naomi Scott como Jazmín obtuvo un carácter más pronunciado por ahí por tomas en contrapicado aunque en éste filme se repite en su cabeza y en canciones “no me dejarán sin palabras”, es una nueva postura de la princesa, alza su voz, es terca, desconfiada y rompe con el esterotipo de mujeres de la realeza. 

La dirección de Guy Ritchie acostumbrado al género de crímenes y comedia pudo acompañar con suspenso y humor las apariciones descabelladas y locas de Will Smith y Mena Massound. Ritchie afirmó su estilo en duetos cómicos como lo hizo en Sherlock Holmes(2009) con:  “Genio” y “Aladdin”; desarrolló en ellos una dupla chistosa, familiar y de hermandad. 

La música de Alan Menken se vio muy influenciada por la cultura árabe, ritmos típicos del lugar, pop y rap. Además tuvo los instrumentos típicos como panderetas, platillos, timbales, chinchines, tambores de copa como el: “derbake” y laúd. El ritmo fuertemente marcado por cuerdas y percusión, asimismo, se agregó guitarras más occidentales. Lo que delimita la melodía árabe es el estado de ánimo de los personajes.

Los temas abarcaron temáticas más referidas al conflicto social entre clases más altas y bajas, los anhelos, el empoderamiento femenino y la fantástica canción originaria “A Whole New World” en la voz de Zayn y Zhavia Ward. Los cantantes con chasquidos y agudos recorrieron la teatrelidad del conflicto en mundos idealizados que cuando se confrontan trascienden las leyes de la tradición.  

Puntaje: 60.

 

Florencia Fico

Licenciada en Periodismo. Especializada en rubros como: cultura, televisión, científico e investigación. Asistente de Cátedra en Arte y Estética UNDAV. Miembro del Club de Graduados. Redactora en Revista Combativas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Por favor desactive el bloqueador de publicidad antes de seguir, gracias.