AdelantosCineEntrevistasEstrenos

“La sequía” la primera película a base de energía solar

El director Martín Jáuregui y el productor ejecutivo Alejandro de Benedetti conversaron con Cine Argentino Hoy sobre el filme que tiene un proceso de elaboración sustentable es decir con el menor impacto en el medio ambiente. Las actrices Emilia Attias y Adriana Salonia protagonizan la cinta cinematográfica.  Por. Florencia Fico. 

 

El escritor Martín Jáuregui hizo su debut en el terreno ficcional con “La Sequía” que narra la historia de una mujer y actriz que se escapa de su mundo de fama, brillo y glitter a un desierto encontrándose y buscándose. Al final le van a pasar cosas; se van a sentir identificados todos aquellos que entiendan; que hay un momento en la vida para el auto descubrimiento.

“Creo que uno se seca en momentos de la vida, hagas lo que hagas, no siendo actriz para volver a otro que tenes más ganas de ser. Y ese aire es el que te están sacando o vos misma te lo sacas. Y como que necesitas tomar distancia e ir a otro lado. Y la mirada del otro depende como te mira no viste como recién hablamos con el colega. El ve una cosa y emite un juicio hay una valoración no es a veces la que uno quiere escuchar y con el otro no con la película en general. Por eso ella se va ella no intenta escuchar eso aunque en su cabeza le resuena todo el tiempo.”, dice Jáuregui sobre su realización.

Martín expresa que Fran, la protagonista, en la piel de Emilia Attias está despojada ciento por ciento llega un punto extremo donde se quiebra y lo cierto es que ella no comprende lo que está haciendo por eso la película tiene un vuelo onírico; era el principio de la gran metáfora de ésta propuesta cinematográfica.

Jáuregui cumplió con la cuota femenina de participación en la confección de su filme. “Cuando vi el casting que había hecho, de equipo técnico también, la asistente de dirección era mujer, la vestuarista, la segunda de cámara. Toda la producción era salvo Alejandro eran todas mujeres, osea el equipo técnico en la película aparecen dos hombres nada más. Pero fue apareciendo no es que yo lo hice deliberadamente yo no van a decir que me quiero enganchar de la ola feminista y nada que ver. A mí me cerró que estaba bien así y fue lo que pasó”, argumentó Martín sobre como se hizo efectivo la integración de mujeres en su set.

 

– ¿Y el juego de alter ego con los personajes de Adriana y Emilia … qué comunicaciones distintas quisiste dar?
– Y ella Fran que es Emilia Attias está harta, es una mujer harta pero empieza a estar harta de ella primero, no está harta de lo que le pasa. Después se da cuenta de lo que le pasa. Y Adriana es su otro lado que está todo el tiempo diciéndole el único dialogo que tienen ella es la tensión entre volver y no. Y gana ella Fran , Adriana Salonia no gana Emilia. Osea el dialogo se corta ella le dice: “nos morimos”. Se murió ahora qué va a pasar después y es como el camino del héroe ya no es la misma pensá que fueron tres días son 72 horas, pasaron dos noches no es una película que esta un año y medio o cuatro meses no son 72 que le pasa todo eso a esa mujer. A mí me dijeron que no es verosímil pero si vos lees el diario un poco te vas a dar cuenta que no solamente es verosímil si no que pasan cosas más complicadas que estas. Una mujer que desaparece y nadie sabe a dónde está y después aparece. Su otro yo la fue a buscar, nadie la fue a buscar y tampoco la buscan.

El autor de múltiples formatos documentales cuenta como fue enfocarse en la ficción si bien el reconoce que es una construcción nueva pero sostiene varios elementos del documental, el de observación. Posee “pareidoleas” son imágenes delirantes que aparecen en el filme como una nube que se parece a un caballo o ballena y eso simboliza el delirio que ve ella y el espectador las toma como representaciones reales.

– ¿El cine está en crisis y vos decidís filmar de una forma sustentable qué te pareció el trabajo?
– Nos abre la oportunidad a poder filmar más barato porque requerís de un equipamiento que es más accesible.

El escritor  de varios cuentos en su columna radial “Geografías Argentinas” no perdió su posibilidad para trasladarlos en la pantalla grande ya sea con la aparición del Gauchito Gil aunque su preferido es el de una anciana con la que uno puede encontrarse en un viaje y ella relata cosas que no tienen mucho que ver con la película. Otro fue el de una peluquera que una estereotipación máxima de una fan, es la número uno, es la presidenta del club y Fran quiere separarse de ello todo el tiempo y la estilista dice: “Qué se creen estas famositas que uno les da la fama”.

– ¿Por qué elegiste a estas actrices?
– Emilia porque tiene una vida así se identificó muy rápido porque estaba cansada que todos la jodían que se casó con El Turco que era más grande que ella. Se hincho los ovarios y se fue a pasear por ahí y se hizo surfista. Y Adriana interpretó el personaje de una cargosa y es eso no es una sobre actuación es como cuando vos tenes una persona que te hincha todo el tiempo. Eran una bruma las palabras de ella y la voz estridente de ella.

Asimismo indica que hay una problematización en la película, un segundo relato porque es una crítica al modelo impuesto, Fran es la heroína no se sabe cómo le va pero todo lo que hace lo juzga. Desde su mirada a las mega producciones a que no les importe si contamina un río, invadiendo a la gente y los equipos interviniendo en los pueblos.

Alejandro  de benedetti es el productor ejecutivo de la película  y explica “La seguía” en particular es un proyecto que nace de otro proyecto Ecocinema. El filme se originó en principio a partir de  un cuento muy visual del libro “Geografías argentinas” de Martín Jáuregui y mutó en “La sequía”. La idea era tratar de producir impactando lo menos posible en el medio ambiente.

“Nos contactamos con los chicos de Ecocinema, ellos exhiben películas con una plataforma a base de  energía solar. Yo me convertí productor de Ecocinema en Argentina cuando la plataforma desembarco acá hace dos años. Nos juntamos con los que iban a estar a cargo de la imagen: el director de fotografía y los chicos de sonido;  le planteamos la posibilidad. Hicimos unas pruebas para ver si realmente era posible alimentar todo con la camioneta cuando comprobamos que todo funcionaba ahí dijimos bueno vamos a filmar la película con energía sola”, recuerda Alejandro sobre los comienzos del filme.

Aprovecharon la luz del día o el rebote solo hay una toma nocturna para economizar la energía. Usaron una camioneta que alimentaba el rodaje, logística y motor home.

right

“Si lo que hay en todo rodaje es una huella que uno deja que tiene que ver en principio con el combustible que se utiliza para los generadores que se utiliza combustible fósil por lo general con lo cual hay cierta invasión para decirlo de una manera en los lugares donde uno filma. Toda la basura que implica los catering, los vasitos con telgopor, las bolsas de basura, la bolsita de la golosina. Nosotros lo que hacíamos era por ejemplo a cada chico del equipo le compramos un vaso, una de estas tazas térmicas, a cada uno entonces cada uno tenía su vaso para todo el rodaje. Después usamos una bolsa de residuo negra y verde entonces separamos”, reflexiona Alejandro sobre el tratamiento de la filmación sustentable.

Catamarca especialmente “Fiambalá”  es un lugar donde ese explota particularmente la extracción de níquel. Muchos espacios tienen que ver con la minería, es una zona que tiene en particular un conflicto que es muy notorio cuando uno está ahí porque hay gente que vive de ello.

“Estábamos intentando demostrar que se podía hacer de otra manera, que quizá implicaba otro tipo de planteamiento a la hora de lanzar una logística, pero en realidad hay un camino que se puede empezar a recorrer. Pensar las historias de esa manera entonces desde ese lugar la experiencia fue positiva. Los talleres tener posibilidad de juntar a los chicos y contarles cómo funciona la camioneta”, opina sobre la ruta que tuvo la proyección de la película.

center

En la actualidad es posible tener un sistema de energía solar que posibilita abastecer no solo los campos si no la extracción del agua, “La sequía” es un caso testigo que está sucediendo en esos lugares que no están visibilizados. Aportaron charlas sobre la minería, explotación del recurso, la contaminación, y la utilización de herramientas desde otro punto de vista más responsable con el medio ambiente.

Mostrar más

Florencia Fico

Licenciada en Periodismo. Especializada en rubros como: cultura, televisión, científico e investigación. Asistente de Cátedra en Arte y Estética UNDAV. Miembro del Club de Graduados. Redactora en Revista Combativas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar