Ciencia ficciónCineCriticaEstrenosFestival Internacional de Cine de Mar del PlataFestivales

“El país de las últimas cosas”. Crítica

Una alegoría de la condición humana

El filme nos introduce en un mundo de ciencia ficción distópica que se puede parangonar con situaciones de países que sufren extrema pobreza y desmembramiento social. Se presenta en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, dedicado a la memoria de Pino Solanas.

Basada en el libro homónimo de Paul Auster, emblemática obra publicada en 1987, que tuvo más de 40 traducciones, el guion fue escrito en forma conjunta por su director, Alejandro Chomski, y el autor del libro, en un trabajo que les llevó 17 años de esforzada labor.

La coproducción por Argentina/República Dominicana es protagonizada por Jazmín Diz, Christopher Von Uckermann (Él hubiera sí existe), María de Medeiros (Mar) y Juan Fernández (La casa de papel). Se presentará en la 35° edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, dedicado a la memoria de Pino Solanas, en la selección oficial fuera de competencia. Producida por Lantica Media, Streetcar Productions, Capa Pictures y Campo Cine, cuenta con la producción ejecutiva de Albert Martínez Martín y Paul Auster.

Murió Fernando "Pino" Solanas | BAE Negocios

El filme nos introduce en un mundo de ciencia ficción distópica que se puede parangonar con actuales y recurrentes situaciones de países que sufren extrema pobreza y desmembramiento social.

El argumento nos cuenta la historia de Anna, quien viaja en busca de un hermano desaparecido, a un país imaginario, abstracto, otrora floreciente pero en actual estado de descomposición y caos. En ese ámbito en el que las aberraciones son posibles: la eutanasia descontrolada, el suicidio en masa, el robo y el asesinato sin control, atletas que corren hasta morir, es posible encontrar el amor (un periodista extranjero que intenta rescatar la cultura del país) y la solidaridad (una mujer que ayuda y cura a los necesitados). Aún quedan un minúsculo grupo de personas que, en medio de este desolado y absurdo lugar, no han perdido su condición humana, y la posibilidad del amor sigue vigente.

La película, inspirada en la Argentina terminal del 2001, y pensada para ser filmada en nuestro país, luego fue emulada por la debacle de otros “países de las últimas cosas”, como Venezuela, Haití, Grecia o Portugal.

Esta distopía pos-apocalíptica, fue filmada en República Dominicana, en blanco y negro, para acentuar el clima inhóspito, de destrucción material total, y de devastación en lo psicológico y en lo social.

Esta película efectúa una reflexión acerca de la condición humana en niveles de pobreza e injusticia crecientes, que supone una parábola de la situación sociopolítica y económica en diversos países del planeta.

Calificación

Dirección
Montaje
Arte y Fotografía
Música
Actuación

Un filme que aborda en forma metafórica la realidad apocalíptica de varios países del mundo, con precisión y claridad.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar