CineCriticaEstrenosNetflixNoticiasSeriesSuspensoThriller

“El Inocente” de Oriol Paulo. Miniserie. Crítica

¿Culpable o Inocente?

EL INOCENTE” es la nueva miniserie española que ha lanzado la plataforma con 8 capítulos realmente impactantes, mucho ritmo, abundantes giros en la trama y la mano segura de Oriol Paulo en la dirección.

Apenas fue puesta en pantalla, rápidamente fue trepando entre las diez más vistas hasta ser la número uno: “EL INOCENTE” es una nueva miniserie dentro de la plataforma de Netflix que se destaca por un elenco conformado por figuras muy convocantes, un prestigioso director detrás de cámara que conoce profundamente al género y un libro firmado por el norteamericano Harlan Coben, exitoso escritor de thrillers que se ha convertido en uno de los más famosos del mercado internacional.

Sus libros parecen ser concebidos para una inmediata adaptación cinematográfica por su ágil estilo de escritura y la riqueza de sus personajes, apelando a diferentes variaciones del típico whodunit que Coben sabe deconstruir mejor que nadie y marca su propio estilo propio dentro de la novela de suspenso como fueron “No se lo digas a nadie” de Guillame Canet en el cine o “Safe” con Michael C. Hall y “No hables con extraños” dentro del formato de miniseries desarrollado directamente para streaming.

EL INOCENTE” sorprende con una particular estructura narrativa que deja una rara sensación al espectador: después de ver el primer capítulo y al iniciar el segundo, parece desorientarnos abriéndonos camino a una miniserie completamente diferente. Si bien el protagónico es de Mario Casas (en otra acertada elección para el papel aunque despliega algunos “tics” que ya hemos visto en otros de sus trabajos), el autor rápidamente dispara la historia en diversas direcciones y ese puntapié inicial parece no tener demasiada relación con lo que se presenta posteriormente.

¡A no desesperar! Tanto la pluma de Coben como Oriol Paulo detrás de la cámara, tienen la pericia más que suficiente para ir llevándonos de la mano a través de una propuesta que sostiene un ritmo trepidante, que no da respiro y vuelve a las fuente, a los formatos clásicos de las series semanales, terminando cada episodio en un clímax muy preciso que hace que cualquier espectador quiera devorarse el siguiente (¡y gracias a la magia de la tecnología no tenemos que esperar a la semana próxima!).

¿Cuál es el disparador inicial de la historia?  Una noche, hace aproximadamente ocho años, Mateo (Casas) participó en una pelea callejera a la salida de un boliche junto con sus amigos que lo terminó convirtiéndose en un homicida cuando involuntariamente empuja a uno de los jóvenes que lo agredía, golpeando la cabeza contra unas piedras y muriendo en el acto. Deberá purgar ese asesinato con la máxima pena dentro de un pesado ambiente carcelario que tendrá fuertes implicancias en la historia y apenas quede liberado, reconstruirá su vida con su mujer, Olivia (Aura Garrido), quien actualmente está embarazada, ambos muy bien posicionados económicamente y comenzando su proyecto en una nueva casa, esa casa soñada.

Pero todo se da vuelta cuando Olivia recibe una enigmática llamada que la remite a un pasado del que ha querido escapar permanentemente y su marido recibe videos en el teléfono con la prueba de un engaño. La historia de Olivia quedará entremezclada con el aparente suicidio de una monja que luego descubriremos que esconde otra identidad, un night club en el que ha trabajado y ha conocido lo más oscuro y bajo del submundo nocturno, agentes de policía con doble identidad, una inspectora con un pasado que la atormenta y el extraño vínculo que su marido sigue sosteniendo con la madre de la víctima.

Oriol Paulo, director de “El cuerpo” “Contratiempo” y “Durante la tormenta”  tiene, con estos títulos, una demostrada trayectoria en el género y se luce imprimiendo un ritmo sostenido, que aprovecha cada uno de los numerosos golpes de efecto y violentos giros que propone el guion –hay quienes piensan que son demasiados y sobreabundantes- para ir develando, cada una de las incógnitas, por capas que sabe descubrir oportunamente, a medida que cada uno de los personajes abre su juego.

Es interesante entonces, el planteo del guion que, al iniciar cada uno de los capítulos presenta a uno de los personajes narrando parte de la historia desde su punto de vista, en primera persona y aportando más elementos a este rompecabezas que el espectador se desespera por armar. Lo paradójico es que, a medida que avanza la historia, cada giro complejiza más la trama que se repliega sobre sí misma, con una interpretación diferente sobre un hecho que había sido narrado anteriormente, desde la mirada sumamente parcializada de otro de los personajes.

Las idas y vueltas en el tiempo, los “volantazos” que pega la trama para sacudirnos, los secretos que se van develando y las conexiones que van desenmascarándose a través del devenir de la historia, hacen que, a diferencia de muchas otras miniseries donde los personajes secundarios parecen perder fuerza hasta no encontrar su sentido dentro de la historia, cada una de las piezas que mueven Harlan Coben y Oriol Paulo en “EL INOCENTE”, tenga una coherencia, se justifiquen las acciones de los personajes y que, de esa manera, el cierre de la historia no se sienta ni forzado ni falto de verosímil. Cocktail, al que se suma además, una cuidada factura técnica, desde un montaje impactante hasta un elogiable trabajo de fotografía.

Oriol Paulo tiene en sus manos, un elenco soñando, un dreamteam del cine y la televisión española con Casas y Garrido a la cabeza pero que cuenta además con las destacadas participaciones de un impecable José Coronado, dos grandes figuras como Susi Sanchez (“La enfermedad del Domingo”) y Ana Wagener (que trabajó con el director en “Contratiempo”), Alexandra Jiménez (de “Atrapar a un ladrón” con Pablo Echarri) –quizás quien tenga el personaje más estereotipado y que no logra dejarla brillar como pasa con otros roles-, una brillante Juana Acosta en su doble papel y la participación de Martina Gusmán en un personaje que aparece ya comenzada la miniserie y que va creciendo hasta transformarse en uno de los más importantes.

Como cierre, un epílogo adicional, al mejor estilo de “La verdad desnuda” (con Richard Gere y un casi desconocido Edward Norton), nos deja pensando si no debiésemos reubicar alguna pieza más de nuestro rompecabezas, después que cada personaje ha movido sus fichas y lanzado sus estrategias más allá de cualquier límite. Otro gran trabajo de Oriol Paulo, ideal para maratonearlo de principio a fin.

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Guion
Actuación

Las idas y vueltas en el tiempo, los “volantazos” de la trama para sacudirnos, los secretos que se van develando hacen que -a diferencia de muchas otras miniseries-, cada una de las piezas que mueven Harlan Coben y Oriol Paulo en “EL INOCENTE”, tenga una coherencia y que, de esa manera, el cierre de la historia no se sienta ni forzado ni falto de verosímil.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios