Crítica de “No quiero ser polvo”

Una película de Ivan Löwenberg

El jueves 22 de diciembre, luego de su estreno mundial en el Festival Internacional de Cine del Cairo, llega a las salas de cines de Argentina el film argentino – mexicano, “No quiero ser polvo”, dirigido por Ivan Löwenberg (“La Castración”, “Encuentro”) y protagonizado por Bego Sainz, Anahí Allué (El juego de las llaves, Oscuro Deseo), Agustina Quinci (La camarista, Luis Miguel la Serie) y Romina Coccio.

Inspirada en hechos reales sucedidos al director y su familia, la película narra la vida de Bego, una mujer de mediana edad que pasa sus días de forma monótona realizando tareas domésticas, hasta que un día, un curioso grupo de meditación llama su atención y decide concurrir con gran expectativa.

Allí, la protagonista será advertida de la llegada de un enorme cataclismo, donde la tierra entrará en otra dimensión provocando la quietud del universo durante tres días de oscuridad. Perturbada por la noticia y convencida de las peligrosas consecuencias anunciadas por un médium llamado Richard (JC Montes-Roldan), que parece conocer mejor que nadie las secuelas de dicho anuncio por su trabajo en la NASA, decide poner al tanto a sus seres queridos.

De esta manera, en medio de un festejo familiar, Bego reúne a todos los concurrentes en una habitación, entre mayores y niños, para contarles la terrible novedad que se avecina. Momento que convertirá el clima de festejo en una atmosfera de incertidumbre e incredulidad poniendo a todos de mal humor y disparando críticas hacia ese lugar de meditación que entienden ha captado y adoctrinado a Bego mediantes técnicas de persuasión y manipulación psicológica.

Por tanto, la película plantea la pregunta: ¿Luego del anuncio podrán seguir con sus vidas normalmente? Y  aquellos que no le  crean: ¿Seguirán viendo a Bego, convencida de lo que se avecina, de la misma manera que antes de la noticia?

Quizás algunos continúen como antes, mientras otros sientan la necesidad de investigar sobre el tema, sin embargo, a partir de ese instante todo ha cambiado. “No quiero ser polvo” es una película intima, con una historia sencilla, que no necesita de una gran producción para narrar de manera genial  mediante una excelente puesta en escena comandada por la mano del director y una sublime interpretación de su protagonista Bego Sainz.

https://www.youtube.com/watch?v=prv9tW2udfk&ab_channel=FilmAffinityOficial

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música
Actuación

Inspirada en hechos reales sucedidos al director y su familia, la película narra la vida de Bego, una mujer de mediana edad que pasa sus días de forma monótona realizando tareas domésticas, hasta que un día, un curioso grupo de meditación llama su atención y decide concurrir con gran expectativa. Allí, la protagonista será advertida de la llegada de un enorme cataclismo, donde la tierra entrará en otra dimensión provocando la quietud del universo durante tres días de oscuridad.

User Rating: 4.57 ( 9 votes)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior