Cartas de una fanática de Whistler a un fanático de Conrad de Claudia Carreño Gajardo

Esta es la primera vez que se podrá visualizar la película fuera del territorio chileno.

Dentro de la competencia de estados alterados del Festival internacional de cine de Mar del plata, entran todas aquellas películas que buscan e intentan maneras alternativas de narrar. Entre ellas, Cartas de una fanática de Whistler a un fanático de Conrad de Claudia Carreño Gajardo se alza como un ensayo personal sobre la relación entre la pintura y el cine.

A través de la vida de James Abbott McNeill Whistler, un pintor que visitó Valparaíso durante la guerra entre Chile y España, la directora elige tejer su película.  De modo episcopal, se narran las cartas escritas por ella, fanática de Whistler, a Pedro, el fanático de Conrad. Implementando siempre la voz en off. Tratando en ellas sobre la vida del pintor, su estadía en la ciudad y su relación con el arte. Al mismo tiempo que se interpolan imágenes en VHS de una expedición chilena a la Antártida de 1991.

Constantemente a lo largo de la obra, imágenes actuales de Valparaíso se funden, e incluso en ocasiones se sobreimprimen, con las pinturas de James Abbott. Una forma, un color, una sensación, una neblina que todo lo difumina, sirven para generar la fusión buscada.  Las imágenes captadas por el sensor digital de la cámara, intentan a su vez emular la belleza pictórica de las obras plásticas. Sin lograrlo en ningún momento, lo cual no les quita mérito alguno. 

Como hilo conductor de todo siempre esta el mar. Por momentos, en las pinturas de Whistler,  lleno de veleros mercantes y borrosas luces de faroles de aceite. En otros, durante misión antártica, totalmente cubierto de hielo. Y muchas más, en la cotidianeidad de Claudia, repleto de monumentales buques trasatlánticos cargados por decenas de misteriosos contenedores. No importa que momento de la historio se elija mostrar, las olas y el color del océano permanecen inalterables para quienes lo observan.

Claudia Carreño Gajardo con Cartas de una fanática de Whistler a un fanático de Conrad realiza una yuxtaposion de imagenes bellas, que consiguen envolver al expectador en un viaje tan letargico como relajante. 

Calificación

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música

Claudia Carreño Gajardo con Cartas de una fanática de Whistler a un fanático de Conrad realiza una yuxtaposion de imagenes bellas, que consiguen envolver al expectador en un viaje tan letargico como relajante. 

User Rating: No Ratings Yet !

Francisco Mendes Moas

Estudio, hago y escribo sobre cine. Mi relación con el séptimo arte siempre peligra con convertirse en una peligrosa adicción.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior