ComediaCriticaDramaInternacionalNetflixRomanticaSeries

After Life temporada dos: vivir solo cuesta vida

El ultimo exito de Ricky Gervais da un portazo de realidad entre tanta abundancia de ficción

Hace un tiempo Ricky Gervais estrechó lazos con Netflix, y aún más ahora con su mayor éxito en la plataforma, After Life. Esta comedia ácida estrenó el 24 de abril pasado su segunda temporada compuesta igual que la primera de únicamente seis episodios de veinte minutos cada uno. After life es el tipo de serie que podría pasar por las típicas producciones de netflix clase B pero que pretenden ser cool y snob, y aun así llegar a las masas, y ciertamente lo logra pero sin ninguna pretensión, es una serie cruda que ataca el hueso de la depresión post perdida y sin ningún filtro. 

La primera temporada nos presenta a Tony Johnson, un cincuentón que trabaja como jefe de historias en el periódico local, la gaceta de Temboury. Luego de perder a su esposa a causa de un cáncer terminal, Tony se encuentra al borde del suicidio cambiando su enfoque de vida, sintiéndose miserable por perder a la luz de su vida se dedica a insultar y agredir a todos en su camino (lo que intercala los climas melancólicos con una comedia negra). El viaje de Tony se encaminaria ahora en cómo convivir con su pérdida sin perderse a sí mismo.

La segunda temporada continúa por el mismo camino, pero esta vez dando más protagonismo a los jocosos personajes del reparto, como la enfermera Emma,  el cartero Pat, la sexo servidora Roxy, y también los problemas de Matt (cuñado de tony) los cuales podrían poner en peligro la frágil pero hasta el momento estable posición económica en la que Tony puede auto compadecerse de su situación. Ciertamente la fluidez entre personajes y subtramas es muy superficial, y la interpretación del elenco es como mínimo tosca (intencional e inintencionalmente), pero Ricky Gervais de alguna forma logra unificar y cohesionar todo.

After life no es una serie para todos, requiere un estado emocional sólido para empatizar con la tristeza y el nivel de oscuridad que maneja Tony, condimentado con chistes burdos y una mirada nihilista de la vida, lo más atractivo de la serie por momentos solo el es tenue paisaje británico urbano que inunda la pantalla. Sin dejar de ser una bocanada de realidad, el retrato que interpreta After Life es la fotografía de la melancolía encarnada intentando levantarse del suelo después de un enorme golpe, resumido en que la vida no es tan buena como antes, pero es lo que queda, y podría no ser tan malo como parece.

Etiquetas
Mostrar más

Lucas Ritchie

Licenciado en Relaciones Laborales, aficionado a la cultura japonesa, series y anime.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios