“After the Wedding” otra película dramática de Bart Freundlich es tiempo que el realizador deje a su pareja salvadora Julianne Moore y Billy Crudup en paz, es la tercera vez que son pareja en sus ficciones. El destello que posee ésta película es la incorporación de la actriz Michelle Williams una intérprete intrigante, sorprendente y cautivante. Por. Florencia Fico.

 

La proyección cinematográfica”El pasado que nos une” de Bart Freundlich recarga las tintas con el dolor ajeno con dos puntos de conflicto que hacen apertura y cierre de la película. En torno al primero es desapego sentimental y el segundo las discusiones. Es la segunda remake de Freundlich, en éste caso “Después de la boda” proveniente de una antigua película de alto nivel vanguardista danesa con la dirección de Susanne Bier.

La manager de “Hogar de cuidado amoroso” para niños Isabel(Michelle Williams) se halla en aprietos económicos en la institución desde ese instante ella se entera que hay una corporación mediática que la convoca para una competir por una gran donación en la cual es la jefa Theresa(Julianne Moore).

Theresa reside en una residencial zona de Estados Unidos con grandes pretensiones y lujo, su marido Oscar (Billy Crudup) es artista vive con ella y sus hijos gemelos.

Aunque Isabel tendrá que enfrentar un evento del pasado que dejó atrás hace mucho tiempo al mismo tiempo contará con el dinero para el orfanato, sin embargo éste poseerá un fin misterioso y guardará una confesión familiar que movilizará todo. La película abrió el Festival de Sundance 2019.

Bart rompe con la esencia del anterior filme desde lo estético y el argumento desde lo narrativo recrea situaciones donde el espectador ya sabe lo que puede encontrarse pero intercambia los roles de liderazgo en la anterior película los espacios de poder estaban en manos de hombres Jacob y Jorgen ahora son Isabel y Theresa, sigue con la existencia de los gemelos y una hija mayor; ésta pondrá la cuota de suspenso que alberga el filme.

El guion dramático de Bart se nutre de elementos de la tragedia griega: el amor, odio, enfermedad, traición, mentira y la juventud. Impregna la psiquis de los espectadores y pone a rodar en la película el sentido de un mundo con crisis personales y universales.

Por un lado la malnutrición de los niños, falta de educación, carencia de medicamentos y granjas locales, lo que lleva a desprotección de las infancias.

Por otro afecciones terminantes (ejemplo: cancer), la decisión de maternar y paternar en familias ensambladas, sujetos en continua presión social y resistencia al sistema capitalista imperante.

Julianne Moore como Theresa encarnó una tenaz empresaria, especuladora, demandante, compulsiva asimismo con un trasfondo muy doloroso que la ubica afligida, desesperada y atormentada por una muerte cercana. Ella gobierna siempre con agilidad y viveza cada acto.

Michelle Williams como Isabel es una de las piedras preciosas del filme, desde su primer toma invade todas los planos con soltura, una interpretación despojada de lugares comunes es un encuentro con su naturaleza tan genuina y conectada con el entorno. Williams es una actriz transparente y achata a todos los demás con su indudable imaginación.

Billy Crudup como Oscar tonifica a un personaje dotado de aptitudes artísticas a un retrato de un hombre escultor. Tiene un tono elegante y un rostro que le permite enunciar un camino olvidado en la vida de Oscar. Las miradas entre Billy y Michelle registran el sabor de una contienda inconclusa y Julianne es la espectadora omnisciente, ella conoce todo.

La música de Mychael Danna se inclina por hallar los sonidos autóctonos de India el aleteo de aves, el ruido de la flora en movimiento y campanadas en momentos de meditación. Al trasladarse a Nueva York se ve distorsionada en: música clásica, artificial y compaginada. Una sensación tétrica se genera cuando combina piano y violines en el nudo central del filme.

Como el tema de Lady Gaga, The edge of Glory, influenciado por el jazz y un solo en saxofón; mezcla el pop electrónico que prima en Estados Unidos. Además los estallidos de fuegos artificiales tan típicos de la escena neoyorquina. Refleja ese paso de una sociedad en la más profunda espiritualidad y otra donde los ruidos de la ciudad son productos en piezas industrializadas.

La fotografía de Julio Macat emplea planos intermedios para evidenciar como la realidad de Isabel va encerrándola, expone su emotividad a la par de Theresa, sus impulsos y reacciones. Y cenitales por lo cual es espectador se va a sentir con el dominio de varios momentos del filme.

Compone las escenas con tonos fríos en partes trágicas, verdes con ánimo de esperanza y rosas cuando se da rienda suelta al amor. Hay un juego constante con el objetivo al denotar profundidad versus abertura.

También se darán diferentes puntos de vista con tomas panorámicas y descriptivas a su vez travelling mostrando las diferencias entre las regiones de India, espacios abiertos frondosos, la niñez libre y el contraste urbano de Estados Unidos, un ejemplo de adultez, sobriedad e individualismo.

El reparto fue el siguiente: Julianne Moore, Michelle Williams, Billy Crudup, Will Chase, Alex Esola, Abby Quinn, Eisa Davis, Azhy Robertson, Doris McCarthy, Alex Cranmer, Ron Simons y Amelia Workman. La producción estuvo en manos de MPATW, Paradox Studios y Rock Island con distribución de Sony Pictures Classics.
Puntaje: 70.

 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *