CriticaDramaEstrenosInternacionalMubi

“Wet Sand” de Elene Naveriani. Crítica.

Cine dedicado al mes del orgullo Lgbtiq+.

Georgia es un pequeño país ubicado entre el continente europeo y el asiático. No es mucho más grande que la provincia de Chaco, pero aun así su población triplica a la de la provincia argentina. Casi un 90% de la misma practica la religión cristiana, teniendo esta un gran peso dentro de la sociedad. 

En dicho contexto transcurre el segundo largometraje de la directora Elene Naveriani. “Wet Sand”, llega a la plataforma de streaming con curaduría MUBI, en el marco del mes del orgullo Lgbtiq+. Abordando los problemas de homofobia que abocan a esta sociedad inundada por los mandatos eclesiásticos desde siempre. Al mismo tiempo dulce y amarga, con momentos verdaderamente bellos y oscuros.

Pueblo chico infierno grandes, declara un dicho popular. Este pequeño pueblo costero de Georgia no es la excepción. Los pocos vecinos que lo habitan, todos entrados en años, creen saber todo sobre todos. Hasta que un día Eliko decide suicidarse y conmocionar la tranquilidad habitual. Para su entierro llamaran a su nieta Moe, quien al ser ajena a dicha realidad comenzará a ver que no todo es tan apacible como se aparenta. 

Con simpleza y tranquilidad, aunque sin pausa, la trama se desarrolla con el ritmo de los pueblos pequeños. Mediante lo no dicho se devela poco a poco la podredumbre de la mayoría de sus habitantes y los secretos de otros. El odio por quienes no pertenecen a la comunidad es grande, pero es mayor el que recae sobre aquellos que no cumplen los mandatos de la iglesia. Están los que no pueden hacer nada por miedo a cambiar sus vidas y los que no se animan a mostrarse como realmente son por culpa de la discriminación. 

Utilizando a la estructura de pueblo conservador como una caja de Petri de un problema que acompleja a toda la sociedad. Allí las disyuntivas se incrementan a niveles exponenciales y la salvación solo se encuentra escapando del lugar o en la muerte. Moe oficia de agente externo, el cual dispara la problemática y al mismo tiempo buscará una solución con la ayuda de los poco habitantes que no poseen un raciocinio sesgado por principios caducos. 

En simultáneo “Wet Sand” es cautivadora y atrapante. Elene Naveriani intenta dar lugar a aquella diversidad abnegada, la cual ya no puede ser contenida en las sobras. Lucha por tener su lugar y se le otorgue el estatus de normalidad que dicha sociedad le niega por cuestiones de Tabu. Con sutileza y belleza consigue demostrarnos que no todo está perdido.

Calificación.

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música
Actuación

En simultáneo “Wet Sand” es cautivadora y atrapante. Elene Naveriani intenta dar lugar a aquella diversidad abnegada, la cual ya no puede ser contenida en las sobras. Lucha por tener su lugar y se le otorgue el estatus de normalidad que dicha sociedad le niega por cuestiones de Tabu. Con sutileza y belleza consigue demostrarnos que no todo está perdido.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Francisco Mendes Moas

Estudio, hago y escribo sobre cine. Mi relación con el séptimo arte siempre peligra con convertirse en una peligrosa adicción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar