CineClásicosCriticaDramaEstrenosInternacional

Una de las joyas de la Nouvelle Vague vuelve a las salas. El reestreno digitalizado de “Vivir su vida” de Jean-Luc Godard. Crítica.

Jueves 21 de octubre en Cinépolis Recoleta, Cinemark Palermo, Showcase Belgrano y Norte, Arte Multiplex Cabildo, Multiplex Belgrano y Cine Lorca.

Uno de los padres, y tal vez su aún más atrincherado defensor, de la Nouvelle Vague cuando crea esta magnífica pieza que ya hace tiempo pertenece al cine de culto, eso fue en el año 1962, establece un ícono en el movimiento cinematográfico. Es el día de hoy que es considerada una de las piezas fílmicas más representativas de ese movimiento francés del que perteneció Godard y estuvo junto a François Truffaut, Éric Rohmer, Claude Chabrol y Jacques Rivette. Por Nito Marsiglio.

Luego de ser restaurada se reestrena una de las obras centrales del cine francés y la cuarta del gran director y padre de la Nouvelle Vague Jean-Luc Godard.

Esta película tuvo su estreno el 19 de septiembre de 1962 y  ganó el Premio Especial del Jurado y el Premio Passineti en el Festival Internacional de Cine de Venecia, el mismo año de su estreno.

Godard nos narra la historia de una joven hermosa de 22 años Nana (Anna Karina) que deja a su pareja y decide probar suerte en París.

Intenta con el cine mientras trabaja en una disquería pero no logra su propósito y al no tener dinero ni para pagar la humilde pensión en la que vive decide prostituirse y termina en manos de un proxeneta.

El film está dividido en 12 capítulos y en el comienzo de cada uno el director presenta un breve resumen de lo que en él acontece. 

Larga con una toma, de por si fuera de lo convencional por el encuadre, en un bar con Nana y su marido discutiendo lo que deja entrever el final de la pareja. En un momento él le comenta a Nana que una alumna de su padre de apenas ocho años, describió así en una tarea: “La gallina es un animal que se compone del exterior y del interior. Si se quita el exterior queda el interior y cuando se quita el interior se ve el alma”.

En esta escena que se encuentra al comienzo Godard deja en claro su mirada y plantea el espíritu de la obra.

Es también de destacar cuando Nana, estando algo desesperada por no tener dinero y su fracaso en la breve incursión en el mundo cinematográfico, está en el cine viendo La pasión de Juana de Arco (La passion de Jeanne d’Arc, 1928) en el momento que a Juana le anuncian su pronto martirio. En esa escena, la toma del rostro de Anna Karina llorando tal como lo hace Juana, marca Godard la similitud entre los dos martirios.

Es también memorable cuando Nana está sentada en un bar con el filósofo Bruce Parain y comienzan ambos a filosofar sobre la vida.

Y escribiría François Truffaut en su libro “Las películas de mi vida” de 1975:

“Hay películas que uno puede admirar pero que no te invitan a seguirlas… ¿para qué perseguirlas? Esos no son los mejores filmes. Los mejores filmes abren puertas, apoyan nuestra impresión de que el cine empieza y empieza de nuevo con ellos. Vivir su vida es uno de esos”.

Puntaje:95.

 

Calificación:

Arte
Actuación
Fotografía
Guion
Música

Una obra de culto de la Nouvelle Vague que es necesario mirar.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar