“Los ojos de Tammy Faye” de Michael Showalter. Crítica.

Este jueves llega a los cines la biopic de la exitosa telepredicadora evangelista.

Durante la década de los 80’, el matrimonio conformado por los telepredicadores evangelistas Tammy Faye y Jim Bakker construyó un imperio televisivo (y financiero). Con base en California, el matrimonio fundó su propia cadena de televisión, PTL (Praise The Lord), vista cada día por millones de espectadores evangelistas en todo el mundo. Sin embargo, años después, las deudas, los escándalos y los engaños lo destruyeron por completo.

Esta es la historia retratada en “Los ojos de Tammy Faye”, el nuevo film del director Michael Showalter. Tal como lo indica su nombre, narra la historia desde el punto de vista de Tammy, interpretada por una irreconocible Jessica Chastain, papel que le valió la nominación a Mejor Actriz en los Premios Óscar. Chastain deja todo en una íntima interpretación de la telepredicadora a través de los años, desde sus comienzos como estudiante y creyente fiel, su relación con Bakker, hasta su ascenso en la televisión para la audiencia evangelista y la posterior caída de su imperio.

La actriz hace un excelente trabajo a lo largo de dos horas en las que conocemos a esta mujer entregada a la religión, alegre, ruidosa, coqueta, con una hermosa voz (los momentos musicales están entre lo mejor de la película), dispuesta a ayudar a quien pueda y difundir su amor por Dios.  Pero a lo largo de los años Tammy va perdiendo su brillo y dejándose corromper, hasta convertirse en un objeto de burla para colegas y espectadores. 

Jim Bakker, esposo de Faye y cofundador de la cadena de televisión PTL, es interpretado por Andrew Garfield. El actor realiza un trabajo aceptable dando vida a este hombre tan encantador frente a las cámaras como manipulador y cegado por el éxito y la fama. Sin embargo, desde los ojos de Tammy, y por lo tanto del espectador, Jim resulta un personaje distante, al que nunca parece posible conocer en profundidad (ni siquiera cuando ya está derrotado) ni permite a Garfield lucirse como en otras ocasiones. El elenco cuenta también con Vincent D’Onofrio, Mark Cameron y Cherry Jones.

En “Los ojos de Tammy Faye” (2022) se muestra a una mujer amable y sensible, que a pesar de su religión mantenía una posición abierta hacia quienes no la compartían. Esto es evidente en una de las escenas más emotivas, en la que Tammy entrevista en su programa a un hombre homosexual que padece VIH (lo que le trae serios problemas con su entorno). El personaje se vuelve fácilmente querible, y no a pesar de sus contradicciones sino gracias a ellas. Sin embargo, peca de demasiada inocencia ante los oscuros negocios que realizaba el matrimonio con las donaciones de sus espectadores, en los que el film no se mete más que superficialmente. 

Jessica Chastain se carga la película a los hombros con su interpretación de la extravagante telepresentadora evangelista Tammy Faye, quien construyó un imperio televisivo junto a su marido, Jim Bakker (Andrew Garfield) durante los años 80’. Una biopic que, junto a un destacado trabajo de maquillaje, vestuario y ambientación, retrata el ascenso y la caída del matrimonio desde los ojos de su protagonista.

Calificación

Dirección
Montaje
Arte y Fotografía
Música
Actuación

Jessica Chastain se carga la película a los hombros con su interpretación de la extravagante telepresentadora evangelista Tammy Faye, quien construyó un imperio televisivo junto a su marido, Jim Bakker (Andrew Garfield) durante los años 80’. Una biopic que, junto a un destacado trabajo de maquillaje, vestuario y ambientación, retrata el ascenso y la caída del matrimonio desde los ojos de su protagonista.

User Rating: No Ratings Yet !

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior