CineCine de generoCriticaDramaEstrenosEuropa EuropaFestivalesInternacional

La caja de cristal. Crítica.

El cine alemán vuelve a traer la oscura época del nazismo a la gran pantalla, con un film no se estanca y está cargada de realismo y excelencia.

 Si hay un tópico que está repleto de películas de distinta índole es la segunda guerra mundial y los horrores que cometió el nazismo. Es difícil pensar que haya lugar a la innovación en un subgénero tan explotado, donde se observó el punto de vista de todos los actores, pero si hay creatividad y talento, siempre se puede.

La sala de cristal (2020) - Filmaffinity

 Ubicada en 1945, en los meses finales de la lucha entre los aliados y el eje, el filme se centra en Félix (Xari Wimbauer), que junto a su madre (Lisa Wagner) deben escapar de su hogar en Múnich debido a los bombardeos, refugiándose en el campo. El núcleo que logra cautivar y, más importante, innovar, es como la ideología y valores nazis van seduciendo al joven Félix, que tiene a su padre luchando y arriesgando su vida en el frente de batalla. 

La cinta juega con este concepto todo el tiempo, analizando cómo era la vida de los alemanes en esa época. La madre de Félix, por ejemplo, no estaba muy convencida de adorar al Fuller y sus ideales, pero se veía obligada a aparentarlo, porque cualquier acto que ponga en duda los símbolos nazis se penaba con cárcel, incluso con ejecución. 

 El punto más álgido es cuando el protagonista, que extraña a su padre, decide escribirle una carta a Hitler pidiéndole que pare la guerra, para que pueda volver sano y salvo. Ese joven e inocente iría mutando con el pasar de los días, influenciado más que nada por un amigo suyo que era hijo de un oficial de la SS, que de a poco le iba inculcando la lealtad hacia su patria y al Fuller.

 En ningún momento la película exagera en actuaciones, no está sobrecargada de escenas dramáticas y no trata de hacer llorar forzosamente al espectador. Tiene la dosis justa de drama, de misterio, de humor y de emoción. Todo se ve siempre natural y realista, quizás en parte porque el guionista Josef Einwanger usó los recuerdos de su infancia para escribir esta obra. 

 “La caja de Cristal” es, en fin, una película innovadora en un subgénero ultra explotado de obras maravillosas y algunas olvidables. Está claro que no todo es blanco y negro, pero si habría que decidir en cual de estas dos casillas debe ingresar, es en la primera, no solo por crear algo nuevo, sino porque todo lo que quiere expresar lo plasma a la perfección.

Calificación

Actuación
Arte
Fotografía
Guion
Música

La caja de cristal logra hacerse un hueco entre las mejores películas que tratan de retratar con realismo la Alemania Nazi. No solo cuenta una historia interesante y creíble, sino que muestra una visión de la época pocas veces vista.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar