Javier Gabino: “Me parece que es momento de seguir peleando porque caiga el DNU y la Ley de Ómnibus”.

El realizador audiovisual y referente de ‘Unidxs por la Cultura’ dialogó con Cine y Teatro Argentino Hoy, luego de la multitudinaria marcha del día 24 de enero en la Plaza de los Dos Congresos.

Cobertura Periodística: Javier Erlij.

Edición y Redes Sociales: Verónica Segovia.

¿Qué lectura o perspectiva podes hacer acerca de la movilización?¿Tenés datos de la cantidad  que asistió?

En primer lugar, no tengo los números y son muy difíciles de saber porque la policía dice una cosa, la CGT (Confederación General del Trabajo) va a decir otra y tenés una desinformación general. Lo que sí está clarísimo para todos es que uno ve en las fotografías de los drones que salen y en vídeos, que fue masiva, fue multitudinaria; no solo acá, sino en todo el país hubo movilizaciones.

Acá, si vos los ves, hay ciertas cosas que dan la pauta de que hay muchísima gente suelta, no sólo los sindicatos, por ejemplo, se había pautado que Callao no se iba a cortar, Callao se cortó. Si vos ves los drones que estuvieron filmando, ves a Avenida de Mayo repleta, Rivadavia, Yrigoyen, calles laterales… Y hay una cosa que a mí me da mucha más una impresión de la situación y de la masividad que tuvo, que es la moralización de toda la gente que participó, o sea, la alegría de haber estado ahí, el hecho de salir todos contentos por haber participado; yo creo que eso es lo que demuestra la cantidad de gente que fue, porque esa electricidad que recorrer en los cuerpos de todos cuando sucede y esa alegría que llega, tiene que ver con miles y miles y miles de personas movilizadas y eso es una parte de la situación. También hay que ver la gente que paró, hay que ver cómo fue en la industria y en ese sentido, por ahí alguno no movilizó pero no fue al trabajo; hubo mucha gente en los laburos también que tuvo que ir a fichar y quedarse porque tenían la presión de las patronales o de sus jefes, entonces, yo creo que lo que hubo hoy es una demostración de fuerza enorme de todos los sectores populares de Argentina en contra del DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) y la Ley de Ómnibus. Y, en ese sentido, la cultura, me parece, cumplimos un rol importante en este movimiento porque desde que empezó el gobierno de Milei, en realidad, con todas sus ínfulas de monarca, somos un sector que salimos a pelear.

Y salimos a pelear, incluso, antes que se nos quisiera imponer la Ley de Ómnibus, con todo lo que implica el ataque a la cultura y después de eso, nos radicalizamos mucho más, cómo para darle un nombre, lo que uno podría decir una especie de rebelión cultural en todo el país; de hecho, también me contaron amigos que están en Córdoba o Rosario que de las columnas más nutridas de personas que no eran de sindicatos o del movimiento obrero, los sectores de cultura eran los más potentes de esas provincias, como acá, en Buenos Aires. Y para “Unidxs por la Cultura”, que participamos, estamos cumpliendo el tercer punto de nuestro plan de lucha. Nosotros el 30 de diciembre hicimos una asamblea multitudinaria y votamos tres grandes acciones: una fue el cacerolazo nacional el 10 de enero que fue masivo en ochenta ciudades del país, la otra fue una asamblea federal y asambleas culturales en todo el país el 20 de enero (que también fue muy grande en el Congreso) y la tercera era el paro para el 24 y participamos. Realmente estamos muy contentos de haber sido parte, de haber estado ahí. 

Para la gente que no sabe ¿qué es “Unidxs por la Cultura”?¿Cómo nace y qué áreas de la cultura abarca?

Nosotros nacimos en el año 2022. “Unidxs por la cultura” es una coordinadora, que está a cargo de varios colectivos, naciones, artistas independientes de distintas ramas, tanto del cine como de la música, artistas visuales, actrices, teatro, etc; pero también brindamos asistencia a las bibliotecas populares, a los medios comunitarios. Nosotros cuando nacimos fue para pelear contra lo que llamamos el “Apagón Cultural”, que era la caducidad de los fondos de fomento que van hacia los ministerios públicos de cultura. Ahora parece loco, ¿no?. Todo el 2022 peleamos y ganamos que se prorrogará por 50 años y ahora de un plumazo todo eso se borra. En un momento la coordinadora estaba dormida y dijimos: “che, es otra vez, tenemos que reunirnos”. Entonces está coordinadora volvió a juntarse y hoy es uno de los más grandes impulsores de la cultura a nivel nacional, porque creció muchísimo. Realmente es un lugar muy diverso, le damos mucha importancia a la democracia, en el sentido de hacer asambleas, debatir entre todos, escucharnos y votar un plan de lucha y yo creo que eso nos está haciendo fuertes. 

Dos cositas más, para que conozcan todos: aparte de todo lo que realizamos, tenemos varias comisiones de trabajo, la comisión de Comunicación, la comisión de Movilización y la comisión de Cabildeo, por ejemplo, que son espacios con asesoramientos de abogados, etc y que se dedican a recorrer también los pasillos del Congreso, reuniéndose con diputados, impulsando un poco, llevándoles datos, etc; para que voten en contra del DNU y la Ley de Ómnibus. 

Entre el dilema del avance o retroceso con el DNU, ¿en qué situación se encuentra el dictamen con la temática del cine y del teatro, más específicamente, y cómo quedaron los fondos para estás áreas?

La gente tiene que saber lo siguiente: primero hubo un lobby por detrás muy fuerte, o sea, mientras nosotros mismos participábamos en las comisiones en dónde se llamó a parte de la sociedad a poder explayarse sobre qué pasaba con el DNU y la Ley de Ómnibus, había muchas negociaciones por detrás, realmente secretas, dónde se discutieron un montón de cosas; eso nos llegó y se hacían negociaciones, colaboraciones, cosas muy de casta, por decirlo de alguna forma. Eso llevó a que hoy hubieran cinco dictámenes, dos que son de rechazo a la Ley de Ómnibus (uno desde Unión por la Patria y otro del Frente de Izquierda) y tres que son modificaciones a la misma, uno de esos es de La Libertad Avanza, que es avanzar con todo, y como no se llega todavía a un acuerdo, lo más probable es que se llevé al recinto del Congreso en la semana entrante. Estos cinco dictámenes los estamos estudiando para ver en qué situación se está pero, mientras tanto, te digo lo que sabemos y lo que nos había llegado de la devolución que había hecho el poder ejecutivo sobre los debates que había adentro del Congreso Nacional. 

Con respecto a lo que preguntabas, sobre qué pasa con el Instituto Nacional del Teatro (INT), el cierre se mantiene pero ¿por qué?. Porque se presenta con el eufemismo del traspaso de sus funciones y de los recursos que tiene, a la Secretaría de Cultura pero el resultado es el mismo porque dejó de ser un ente autárquico, o sea, ¿por qué si antes era de este modo ahora lo pasas bajo la Secretaría de Cultura?. Y, aparte, si traspasa todo eso, traspasan a todos los trabajadores del ente autárquico a la Secretaría de Cultura, o sea, que pasarían a ser trabajadores del Estado, lo cual incluso sería casi como una contradicción para un gobierno que dice que tiene que reducir la plata estatal, por lo tanto, o miente o hay un traspaso que va a implicar despidos y cierre de organismos. Este traspaso, para nosotros implica el cierre o el final del INT, tal y como existía hasta ahora; eso es algo negativo.

Con respecto al Instituto de Cine, el punto que hay, por un lado, es un engaño y por otro, una cláusula. El engaño, que muchos dijeron es “bueno, se les va a dejar los fondos” y etc, pero en realidad va a quedar desfinanciado y puede terminar siendo peor de lo que fue el proyecto original. La Ley contiene, digamos, como una trampa: si se aprueba, hay un tope de gastos que se da para el Instituto de Cine. Si se aprueba ese tope de gastos, sin establecer un mínimo de ingreso, el camino termina siendo el vaciamiento. Entonces ese tope que hoy no existe, que se aplica sobre una base desfinanciada, en realidad va a implicar despidos del organismo o sino, aparte de esto, va a haber menos dinero para el financiamiento de películas. Otro punto importante, igualmente, es el problema de los superpoderes. Si uno mira el Artículo 6, punto G de la reforma de Estado, que había enviado el Poder Ejecutivo Nacional, faculta a este mismo a transformar, modificar, unificar o eliminar asignaciones específicas. Esto quiere decir que Milei va a tener la posibilidad de que al otro día de que vos leíste ese superpoder, borrarlo; entonces es una cláusula gatillo, digamos, que le permite al presidente desfinanciar el conjunto de la cultura, incluyendo el Instituto de Cine. Entonces es una situación bastante complicada para la producción nacional.

A partir del paro realizado, ¿crees que hay marcha atrás con las medidas, en relación a la cultura, que tomó el presidente Javier Milei?¿Tenes algún conocimiento sobre el tema?

Hay ahí una cuestión: yo creo que en muchos aspectos de la cultura, posiblemente se retroceda pero con estos engaños tenes el problema de las asignaciones específicas y las cláusulas gatillos. Ahora nosotros estamos estudiando los cinco dictámenes, a ver si realmente es cómo dijeron, varios de ellos directamente tiran para atrás los problemas de cultura, en el sentido positivo; es decir, no avanzar sobre un ataque a ella. Acá se abre una disyuntiva, porque, supongamos, que eso sucediera, y el gobierno tenga que retroceder en eso, podemos plantear “bueno, es un triunfo parcial para nosotros, para el sector de la cultura” pero esto es algo que debatimos mucho en las asambleas que tuvimos. Si realmente es el momento de ir por lo propio solamente o si pelearse por ir por lo propio nada más termina siendo también un poco el triunfo de la ideología de Milei. O sea, creo que hoy hay un ataque en conjunto, entonces es tan fuerte la solidaridad que está creciendo y el darse cuenta del que el que uno tiene al lado también va a sufrir lo mismo, aunque sea cualquier persona. Los jubilados, por ejemplo, también van a sufrir un montón, entonces me parece que es momento de seguir peleando porque caiga el DNU y la Ley de Ómnibus. Es un momento de pelear más en conjunto, de no ser individualista o sectorial. Eso es algo que venimos charlando mucho.

¿Entonces, en un punto, lo que sostenes es que caiga la Ley de Ómnibus?

Así es y este es un debate importante que nosotros, en los cabildeos, estamos llevando adelante en el Congreso. Y me parece que es interesante porque yo veo que hay un ataque en la cultura y en ese ataque también hay una cuestión profundamente ideológica. Hay como un intento de formateo de las mentes, digamos, y de las formas de vida o históricas de nuestro país. Hay un montón de conquistas que son legales hoy pero que tuvieron que ver con enormes movimientos sociales en Argentina, sin ir más lejos, el último fue el del movimiento de mujeres, obviamente. Pero todas las conquistas que existen de los trabajadores, tienen mucha, mucha, mucha historia detrás y también las conquistas de los artistas, entonces lo que se quiere es ir por eso, me parece, un poco. 

No sé si escuchaste las declaraciones de Adolfo Aristarain o de Pompeyo Audivert, dónde este último plantea que ‘si Ustedes nos quitan todo lo que nosotros conquistamos, incluso nuestros derechos y todo los demás a los artistas, nos vamos a enojar’, nos van a incitar, en realidad dice, y agrega: ‘vamos a ir por todo, vamos a pelear’. Yo creo que hay un poco de ese espíritu hoy. Nos dimos cuenta también que no solo hay una cuestión monetaria, hay detrás una cuestión de formateo ideológico y convertirnos un poco a todos en ciertas unidades productivas que peleen entre nosotros, entre sí y no es así. Pompeyo dice una cosa interesante: lo antinatural es eso, lo antinatural es pelearse entre sí, la competencia del individualismo y lo natural es la tribu y lo colectivo’. Y a mí, me gustó mucho ese pensamiento, yo creo que un poco de tribu y colectivo hubo también en la calle y es un poco lo que Milei intenta atacar y destruir. 

Por ende, ¿sostenes que el colectivismo es el arma más fuerte en estos momentos?

Claro, es esa idea, quizás tanta presión sirva para que las ideas colectivas y solidarias se hagan más masivas que antes, quizás sea la respuesta tan grande para que terminemos, espero, mejor que lo que veníamos.

¿Tenes conocimientos sobre el vaciamiento de los medios públicos, como por ejemplo, la cantidad de damnificados?

No, hoy no tengo la suficiente información como para plantear algo. Si decirte que nosotros estuvimos más que nada con el tema de los medios comunitarios, trabajando, porque está la gente de FARCO (Federación Argentina de Radios Comunitarias), dentro de “Unidxs” y uno de los compañeros que fueron a explayarse en comisiones, fue Juan Delú, de esta Federación, a plantear todo. Entonces no tengo datos específicos del tema, en estos momentos, de comunicación.

Javier Erlij

Licenciado en Periodismo, Profesor para la Enseñanza Primaria, Técnico en Periodismo, Critico de Cine. CEO de Cine Argentino Hoy.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior

Adblock Detectado

Por favor desactive el bloqueador de publicidad antes de seguir, gracias.