ArteCineCriticaDocumentalesDramaEstrenosFestivalesIndependientesPelículas Argentinas

“El ritual del alcaucil” de Ximena González. Crítica.

Disponible online en el 19 FICDH hasta el 2 de junio.

Un documental sobre el paso del tiempo y la memoria, lo que vamos olvidando, lo que queremos olvidar y lo que nunca deberíamos olvidar. Se presenta como Competencia Oficial de Documentales Latinoamericanos en la 19 edición del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos del 27 de mayo al 2 de junio. Por Nito Marsiglio.

El film comienza con unos niños jugando en una pelopincho. La cámara está sumergida y toma el rostro de esos niños cuando se sumergen y de cómo juegan largando el aire de sus bocas provocando burbujas. Permanece así un par de minutos. 

Luego pasa a imágenes estáticas como de diapositivas tomadas de collages de aspecto infantil, mientras una voz en off cuenta un relato truculento de un duelo donde mueren los dos. De esta manera la directora informa de la locación donde está centrado todo el relato de la obra. 

A la vez esos dos primeros minutos, de los niños jugando en la pileta, que en el principio parece cándido, dado su estructura circular, lo cándido se convierte en escalofriante. Pero para ello debimos haber recurrido a la memoria. Que es el eje central de la película. 

La historia continua con relatos de personas de la tercera edad que comentan sobre el barrio, como fue cambiando, los vecinos que había y ya no están. de sus vidas y actividades. 

Así se va formando una atmósfera muy particular y su ritmo, donde va quedando claro que lo central es el recordar. Y de las jugarretas que produce la memoria con el paso del tiempo. 

Pero de a poco, de a pequeñas dosis, se va hablando del tema de los desaparecidos y cómo usaban los militares los cementerios del barrio para esconder los cadáveres. 

Los desaparecidos durante la dictadura es sin duda un área muy usada por el arte argentino de muy diversas maneras. Es verdad que no es para menos dado el terrible impacto que dejó en la sociedad. Sin embargo, un creador puede encontrarse con el dilema de que decir que ya no se haya dicho o cómo contarlo de manera que no haya sido contado.

La autora logra resolver magníficamente estos dos dilemas. La dosificación de esta cuestión, que es nada menos que la trama central de la obra, y su in crescendo, es, junto a la experimentación con las imágenes, la gran impronta que Ximena González deja con este documental. 

“El ritual del alcaucil” es un llamado al esfuerzo de la memoria, que es sin duda algo imprescindible de realizar. 

Puntaje:85.

Calificación:

Arte
Dirección
Fotografía
Guion
Montaje

“El ritual del alcaucil” es un llamado al esfuerzo de la memoria que es sin duda algo imprescindible de realizar. 

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar