Cine GoumontCriticaEstrenosIndependientesLatinoamericanasPelículas Argentinas

“Ceniza negra” escrita y dirigida por Sofía Quirós Úbeda. Crítica.

Se estrenó en Cine Ar Play y estrena en sala el 8 de julio en Gaumont.

La ópera prima en largometraje de Sofía Quirós y con la particularidad de que los cuatro actores que representan los personajes centrales de la obra también se inician en ella en largometrajes. Su locación es una pequeña población de Costa Rica y está preñada de un realismo mágico muy característico de esta Latinoamérica caribeña. Por Nito Marsiglio.

“Escucha cómo cantan las ranas. Apuesto a que alguien se murió”, esto le dice Selva (Smachleen Gutiérrez) a Elena (Hortensia Smith) estando recostadas en la cama. Elena queda como meditando y al poco tiempo es su muerte. 

Selva se encuentra sentada en el inodoro, el plano es medio y en picado,  toma el papel higiénico, se limpia, y al dejar el papel encuentra en el tacho una serpiente muerta. Con total naturalidad, la de alguien que no le teme a ese tipo de animales, la toma, la observa con curiosidad y luego sale de la casa. Se dirige hacia una gran árbol, con la serpiente colgando de su hombro, en un ambiente de aspecto selvático, escarba con sus manos y deposita en el hueco al animal muerto, con un gesto de sumo cuidado, casi con veneración. 

Cierra sus ojos, en un primer plano, y pasa a un plano general donde se la ve a Selva, en la misma ubicación al pie del árbol, con Winter (Keha Brown). Sonríen y juntas arman un montículo sobre la tumba de la serpiente colocando pequeñas piedras, como adornando, y pequeños trozos de ramas.

Luego se ve la oscuridad de la noche y una serpiente que va dejando su rastro por la arena de la playa.

De esta manera Sofía nos introduce en el espíritu de su obra y en muy pocos minutos nos dice de qué va. Por un lado, la relación, hoy lamentablemente media perdida, del latinoamericano con su medio ambiente. Por otro lado la de las pérdidas producto del fenómeno natural que es la muerte y aceptar que esto es solo una transición hacia otro estado, tal como una víbora cambia su piel año a año. Y sobre esto hace en más de una ocasión, mención el personaje principal de Selva.

La obra está centrada en el reencuentro con la naturaleza, con el aceptar los distintos estadios que nos ofrece la vida y vivirlos amistados con el entorno y en armonía.

Selva es una joven, en el comienzo de su adolescencia, que vive con su abuelo El Tata (Humberto Samuels), quien también debuta como actor con más de 80 años, y Elena, una alcohólica que es la pareja de su abuelo. 

La mente de su abuelo está casi perdida y Elena, que es quien la aconseja en su transitar por la adolescencia y el despertar sexual, muere a poco de comenzada la historia. Winter es un personaje importante ya que es un espíritu con quien Selva se conecta en reiteradas veces.

La fotografía es magnífica, la actuación de los noveles actores es increíble, sobre todo Selva, y esto sin duda es un logro de dirección. 

Y la historia en sí, tan necesaria en estos momentos de la maldita pandemia, que nos invita a abandonar el aturdimiento urbano, entender el fenómeno de la muerte, y volver un poco a la naturaleza.

Que más que decir que ¡Chapó!

Puntaje:95.

 

Calificación:

Arte
Actuación
Foptografía
Guion
Dirección

Una opera prima de ficción que nos dice que su autora ¡promete y mucho!

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar