Amor y Monstruos. Crítica.

Dirigida por Michael Matthews, es una producción de Netflix en asociación con La Paramount.

Una película con algo de comedia, algo de terror y algo de ciencia ficción, en un mundo post apocalíptico y distópico, temas que están en boga, donde el afuera es el riesgo y el peligro, y el estar encerrado es una posibilidad de sobrevivir, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Por Nito Marsiglio.

Joel Dawson (Dylan O’Brien) es un joven que se encuentra encerrado en un búnker, con varias parejas en un lugar no muy espacioso, él está solo ya que perdió a sus padres y su novia Aimee (Jessica Henwick) se encuentra en otro lugar a unos 150 kilómetros de el y ya han pasado más de 7 años que no se ven.  En el bunker donde se encuentra encerrado le tienen mucho aprecio, son todos algo mayores que él, pero no demasiado, y todos están en pareja menos él. Por un error humano los insectos han tomado dimensiones dinosaúricas y han aniquilado al 95 % de la humanidad. El afuera significa el mundo de los monstruos y todos están convencidos que la forma de sobrevivir es permanecer encerrados en distintos bunkers. Solo salen para proveerse de comida y estas salidas son en extremo peligrosas. Joel es bueno dibujando y cocinando, pero en un mundo donde es necesario el coraje, la fuerza y el manejo de armas, él falla completamente. Igualmente es muy querido por sus compañeros de búnker. Hay otra habilidad que posee Joel y es la de manejar la radio de banda ancha que luego de más de 90 intentos logra comunicarse con el bunker donde se encuentra Aimee y así logra conversar con ella. 

Un buen día Joel decide abandonar la seguridad del búnker y cruzar los 150 km. que lo separan de su amada para ir a estar con ella. Recibe las negativas de sus amigos y compañeros de vivienda ya que están seguros de que él no tiene probabilidad de durar ni una hora en el exterior y el viaje que desea hacer le implementaría al menos unos 10 días. Pero como diría en una canción Fito Páez “el amor es más fuerte” y el armado de una ballesta que no sabe manejar y unas pocas flechas hace caso omiso al ruego de sus amigos y emprende el viaje. 

El primer amigo que logra hacerse, en su alocada aventura, es un perro que lo salva de ser devorado por un sapo gigante mordiendo la lengua que lo tenía atrapado de un pie a Joel. Así juntos continúan ese épico viaje plagado de criaturas monstruosas que en cada momento intentan devorarlos. 

Al caer en un pozo que era una madriguera de una especie de orugas gigantes es salvado por una extraña pareja compuesta de un adulto y una niña. Los tres y el perro continúan juntos ese extraño peregrinar. De ellos Joel aprende a defenderse en ese hostil entorno.

Si bien la obra de Michael Matthews puede pecar en algunos casos de poseer lugares comunes y trillados vale rescatar que cumple el rol de mantener entretenida a la audiencia, de tener momentos de sobresaltos y de tener una estética muy agradable y adecuada. Sin duda hay un trabajo muy elaborado de efectos especiales acompañados de un manejo del sonido que los potencia.

Y por qué no resaltar que posee un mensaje más que valioso y es el que esconderse y encerrarse puede ser bueno circunstancialmente pero jamás como solución definitiva.

Puntaje: 75.

Calificación:

Actuación
Arte
Fotografía
Guion
Música

Una entretenida película de aventuras, monstruos y enamorados.

User Rating: No Ratings Yet !

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior