CineCriticaEstrenos

Una Mirada Distinta sobre las Adicciones. Crítica de “Baldío” de Inés de Oliveira Cézar..

Brisa protagoniza una película en rodaje mientras atiende las emergencias de su hijo, adicto a las drogas; La cámara sigue su proceso. El choque entre el cine y la calle, el amor y el miedo, el trabajo y el reconocimiento se traducen en una experiencia inclasificable. Por Bruno Calabrese.

Basada en una historia real, “Baldío” es una conmovedora película demasiada poderosa para resistir. En su última película, la entrañable Mónica Galán, demuestra su habilidad para desempeñarse en el drama, pero también en la comedia (a pesar de tratar sobre adicciones tiene algunas escenas cómicas). La actriz conmueve encarnando a Brisa, una reconocida actriz que intenta hacer frente a la adicción al paco de su hijo mayor de edad, (Nicolás Mateo), mientras filma con un reconocido director italiano. 

Junto a Brisa se encuentra el padre del joven, interpretado por Gabriel Corrado, con quien habían acordado no brindarle más ayuda a su hijo pero el siempre vuelve a la casa de ella rogando ayuda. El padre se mantiene firme en lo pactado, por el bien del adicto, pero detrás de esa excusa se percibe el interés es por no hacerse cargo de la situación por su bien. La madre no puede hacer lo mismo, no lo siente y acude siempre al rescate de su hijo, a pesar de las constantes mentiras de este.

El año pasado vimos dos dramas que tocaban el tema de la adicción desde la perspectiva del dolor que provoca en la familia: “Beautiful Boy” y “Ben is Back”, protagonizadas por Steve Carrell y Julia Roberts, respectivamente. Desde la óptica del padre en la primera y de la madre en la segunda, en ambas el drama está anclado en hijos de padres separados pero que han podido rearmar una familia al lado de otra persona. En este caso, Brisa está en la misma situación, separada pero ya es una mujer mayor que dedicó su vida a su profesión, la de actriz. Así como en los films norteamericanos la adicción de los hijos produce fricciones con las parejas actuales, a Brisa se le presentan dentro del set de filmación, en este caso con situaciones tensas e incómodas pero con un toque de comedia que descomprime lo dramático.

La estética de film noir le da un toque distinto que descoloca teniendo en cuenta la temática que toca pero desestructura y nos permite ver la situación con una óptica distinta, bien al estilo del cine negro (Sin ir más lejos Brisa aparece en muchas escenas con una peluca rubia y sobretodo, a lo femme fatale).

En equipo con Nicolás Mateo, Mónica Galán recorre una gama de emociones que nos recuerda lo gran actriz que era. Acompañada por una estética llamativa,”Baldío”  termina convirtiéndose en una mirada penetrante de cómo la adicción destruye vidas de ambos lados de la ecuación madre-hijo.

Puntaje: 80/100.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar