Entrevista a Damián Leibovich: “Ellas doman a sus dragones interiores, sus miedos y la lucha contra la enfermedad”

Conversamos con el cineasta Damián Leibovich, realizador del documental barilochense “Domadoras de Dragones”; producido por la Universidad Nacional de Río Negro.

El documental de Damián Leibovich acompaña el devenir de un grupo de mujeres sobrevivientes de cáncer de mama que practican remo como tratamiento físico y emocional. El cineasta se sincera sobre la idea de hacer el audiovisual, los desafíos que atravesó y las historias de vida de superación cruzadas por conflictos interiores e interpersonales.-¿Cómo surgió la idea con este grupo de mujeres?

-Me enteré de esta actividad a través de una profesora mientras estaba cursando una Especialización de Ciencia, Tecnología e Innovación en Bariloche, Río Negro. La docente comenta que forma parte de un grupo de sobrevivientes de cáncer de mama que rema como parte de su tratamiento físico y emocional. Esa sola frase me cautivó y me pareció que tenía potencial para convertirse, en principio, en una pieza audiovisual. Yo no sabía muy bien cuánto iba a rendir, dicho así a lo almacenero porque no conocía del tema. Entonces, les pedí permiso y las empecé a acompañar y a registrar las actividades que hacían.-Son historias de vida que uno no las conoce o que no son tan comunes como practicar remo para distender el brazo como parte de su tratamiento. Pero vos en el documental también hablas de las problemáticas y miserias humanas por las que también están atravesadas…

-Lo que pasa es que una cosa llevó a la otra. Lo primero que me interesó fue la temática y por eso estuve tres años participando de sus actividades, conociéndolas y compartiendo tiempo con ellas. Participé con la cámara, no en cuestiones relacionadas con el grupo. Lo que sucedió es que, como todo grupo humano, en algún momento empezaron a surgir conflictos y yo estaba ahí grabando, así que la pregunta que me tuve que hacer es si iba a incluir esos conflictos o no en la película. La decisión fue incluirlos y por eso el documental llega a ser una producción de larga duración, porque si no, tal vez, en media hora uno ya puede contar la cuestión científica y médica. Pero el hecho de surgir estos problemas interpersonales me permitió desarrollar la segunda mitad de la película para meterme en esos temas, que son más universales y nos afectan a todos. No todos tenemos una afección médica, pero sí todos tenemos problemas personales o humanos de relación con otras personas, de comunicación, poder, ego… Por eso me parecía que estaba bueno hablar sobre eso.

No todos tenemos una afección médica, pero sí todos tenemos problemas personales o humanos de relación con otras personas, de comunicación, poder, ego…”

-Tu objetivo también con el documental fue un poquito abrir cabezas sobre esta terapia alternativa para las personas que padezcan esta enfermedad… ¿Cuál fue tu idea al desarrollar el documental?

– Nace para difundir la actividad y contar en qué puede ayudar. Básicamente, cuando a una mujer se la opera de cáncer de mama y se le hace una mastectomía (quitar los ganglios en la axila), el brazo se queda con movimiento limitado. Hace bastante, la respuesta era: “Dejá de mover el brazo. No hagas más nada”. Entonces, el brazo se les endurecía y sufrían dolores y había que hacer masajes o kinesiología para drenar esa linfa que no se movía. Hasta que un médico en Canadá, a fines de los ’80, descubre que la técnica de remo en bote dragón (se rema hacia adelante y de uno de los lados) hace que se produzca un drenaje linfático natural. Eso les ayuda, es todo lo contrario a quedarse quietas, es mover el brazo.

 

Y además de la cuestión física, la actividad las ayuda emocionalmente porque, al juntarse con personas que atraviesan la misma enfermedad, ninguna se ve a la otra como víctima, se entienden, están en la misma. Esta cuestión de remar todas juntas para el mismo lado, las ayuda anímicamente. Una siguiente metáfora es que ellas, a través del bote, toman a sus dragones y doman a sus dragones interiores, sus miedos y la lucha contra la enfermedad.

La actividad las ayuda emocionalmente porque, al juntarse con personas que atraviesan la misma enfermedad, ninguna se ve a la otra como víctima, se entienden, están en la misma”.

-Damián, ¿dónde se puede ver?

-Estrenó este jueves 9 de marzo en el Gaumont y está toda la semana y, si tenemos suerte, se suma una semana más. Además, están comprometidos los espacios de INCAA de Bariloche, de Villa Regina en Neuquén y el espacio de Caseros. Más info en nuestro Instagram @kiwiproducciones_ok

Edición periodística: Andrea Reyes

Javier Erlij

Licenciado en Periodismo, Profesor para la Enseñanza Primaria, Técnico en Periodismo, Critico de Cine. CEO de Cine Argentino Hoy.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior