CriticaDocumentalesEstrenosNetflix

“Marianne & Leonard: Words of Love” de Nick Broomfield. Crítica. De amor y otras sustancias.

Como dice la canción inspirada en este mítico romance: “es tiempo de comenzar...”.

Psicodelia, revolución sexual, música folk, desilusión por las instituciones gubernamentales y hippies, son solo algunas de las cosas que describen a los 60 ‘s. ¿Qué no pasó en dicha década?. Es en este momento cuando el canadience Leonard Cohen comienza su próspera carrera como músico. Pero también son sus años más felices con su pareja, y musa,  Marianne. El director Nick Broomfield, explora dicha relación amorosa. Siendo el mismo muy cercano al asunto ya que fue también amante de Marianne. “Marianne & Leonard: Words of Love” puede verse actualmente en el catálogo de Netflix

A inicios de 1960, una pequeña isla griega se posiciona como una nueva meca para los artistas del globo. Músicos, escritores, pintores, todos se congregaron allí, donde Marianne y Leonard se conocieron e iniciaron su relación. En aquel momento el canadience estaba inmiscuido en la escritura, llegando incluso a publicar un libro escrito en la isla. Poco tiempo después se convertiría en un músico mundialmente reconocido, cambiando la vida de ambos para siempre. 

Tomando como puntapié inicial el romance, Nick se encarga de recorrer toda la historia del cantante. Desde que era un artista bohemio que luchaba por llegar a fin de mes, pasando por su paso en los monasterios y llegando hasta sus últimos días. Lo mismo sucede con Marianne, con un poco menos de información, el director se encarga de recabar datos hasta días antes de su muerte. Suceso que pareciera estar escrito por un guionista, ya que los amantes fallecieron con apenas 3 meses de diferencia.

De una manera dinámica y poco agobiante, se reconstruye poco a poco la historia de ambos. A través de relatos de allegados que aún están vivos, algunas películas caseras y mucho material de archivo. Si bien no vemos necesariamente innovación en las metodologías del documental, se consigue mantener cautivo al espectador, gracias a una gran habilidad para dosificar la información. Además de una investigación que pareciera fundamental para la historia de la música del siglo pasado.   

Empero, no todo es color de rosa. Cohen apenas pasaba seis meses con su pareja, ya que partía el año viviendo una parte en Hydra y otra en Montreal, en sus momentos más álgidos. En donde el amor libre y la exploración sexual comenzaba a estar en boca de todos, el músico fue quien le sacó todo el jugo que pudo. El documental no escatima en la enumeración de las parejas de Leonard. Llegando a estar con Janis Joplin y Marianne por dar un ejemplo. Una gran presencia de mujeres que se filtra en la letra de sus canciones. Algo así como Arjona pero menos grasa.  

Podemos señalar en este punto, como el hijo de Marianne resulta víctima de este modo de vida. Axel termina por muchos años en institutos pupilos y más adelante en psiquiátricos. La relación no es directa, pero su madre viaja todo el tiempo de aquí para allá, siguiendo a Leonard. El músico, no termina de posicionarse como figura paterna, por más que procurará que nunca les falte nada. Desamparado, culmina vagando en varias instituciones, con una escasa contención familiar. 

En simultáneo a todo esto, el auge de la drogas sintéticas y los psicodélicos no escapaba a nadie. Compañeros y amigos del músico, narran cómo eran contadas las ocasiones en que el músico no estaba en algún viaje extracorporal. Pero bueno, como la historia nos lo demuestra, ¿quien no lo estaba en aquella época?. Probablemente el curso de la música no hubiera sido el mismo sin este empujoncito químico.

Volviendo al tópico amoroso, Marianne se convierte en uno de los pocos pilares estables del canadience. Un lugar donde apoyarse en los momentos difíciles. Y como no es ningún secreto, ayudando en la creación de varias letras de las canciones más icónicas. Tenemos aquí otro caso de músico que se enamora de su musa. Como máximo exponente sobresale la canción “So long, Marianne”, compuesta en los últimos momentos de la relación.  

De una manera didáctica, “Marianne & Leonard: Words of Love” hace que los protagonistas hablen a través del tiempo. Por momentos indignante, por otros llega a emocionar hasta las lágrimas. Un retrato de dos personas hijas de su tiempo. Presentándose como un documental ideal para los melómanos, pero que no descarta a aquellos espectadores que no sepan nada de esta historia. 

Calificación

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música

De una manera didáctica, “Marianne & Leonard: Words of Love” hace que los protagonistas hablen a través del tiempo. Por momentos indignante, por otros llega a emocionar hasta las lágrimas. Un retrato de dos personas hijas de su tiempo. Presentándose como un documental ideal para los melómanos, pero que no descarta a aquellos espectadores que no sepan nada de esta historia. 

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar