“Resident Evil”. Crítica

Netflix trae otra adaptación de la famosísima saga de videojuegos, pero sigue sin dar en el clavo.

La nueva adaptación perteneciente a Netflix sobre Resident Evil le da un giro de tuerca muy grande a este universo, pero continua sin ser completamente fiel a su producto original. 

Producida por Jinnie Choi, dirigida por Bronwen Hughes y creada y escrita por Andrew Dabb. El elenco se encuentra compuesto por Elisa Balinska, Tamara Smart, Adeline Rudolph, Siena Agudong, Paola Núñez y Lance Reddick.  

La trama se desarrolla en dos líneas temporales. La primera de ellas lleva a las hermanas de 14 años Jade y Billie Wesker a que se mudan a New Raccoon City. Se dan cuenta de que su padre puede estar ocultando oscuros secretos que podrían destruir el mundo. Mientras que la segunda línea de tiempo tiene lugar más de una década en el futuro, donde solo quedan 15 millones de humanos, con más de 6 mil millones de animales y personas infectadas con el virus T. Sigue a Jade, ahora de treinta años, en sus esfuerzos por sobrevivir en este mundo.

Otra nueva adaptación

Netflix continúa con su formula de seguir adaptando y readaptando sagas de videojuegos o anime. En este caso fue el turno de la reconocida saga de videojuegos de zombis, Resident Evil. Después de 20 años de la primera adaptación dirigida por W. S. Anderson, las cuales comenzaron a desvirtuarse cada vez más con el pasar de los años, la plataforma decide pulir ese producto y darle un giro inesperado para que sea mucho más interesante y cautivadora. 

Podríamos decir que esta nueva adaptación de la saga tiene una estética mucho más acertada con respecto a sus monstruos mutados por culpa del virus T. Sigue con los oscuros secretos de la corporación Umbrella y el apocalipsis zombi reina en las calles del nuevo Racoon City, las cuales son encardas por una nueva protagonista.

¿Algo mejor?

A pesar de que Resident Evil no funcione del todo, tiene algunos aciertos con respecto a sus origines antiquísimos para los fanáticos de los videojuegos. Sus monstruos, su lucha contra los infectados, las escenas de acción, las cuales copian bastante bien a su versión original jugable y el enmarañado secreto que la corporación siempre esconde, con un pequeño suspenso agregado, que no es nada nuevo, pero si es entretenido. Esto hace que la serie sea entretenida e interesante al mismo tiempo.

Quien se lleva los laureles es Albert Wesker, interpretado por Lance Reddick, siendo la parte más solida de la adaptación, pero esta misma se pierde cuando se saltan la líneas temporales y puede hacer que varios espectadores impacientes abandonen la serie. Elisa Balinska es quien también le brinda una gran solidez a las partes de acción y supervivencia, pero también se vuelve a perder ese pequeño éxtasis cuando comienzan a chocar las líneas para darle algo de “emoción” a la trama. 

La serie tiene una pequeña recompensa al final para poder explotarla muchísimo más a futuro, si es que Netflix toma la iniciativa de pulir mucho mejor lo más cautivador de este nuevo producto y brindarle los antiguos fanáticos lo que les gustaría ver.    

Esta versión, quizás, es la que mejor funcione entre todos los live action que se han realizado sobre Resident Evil hasta ahora. 

Sigue sin ser una buena adaptación 

A pesar de que tenga sus cosas positivas, esta sigue sin ser una adaptación fiel a lo que se basa originalmente. Este nuevo hilo que involucra a la familia Wesker es muy interesante y tiene un gran potencial, eso no hay que descartarlo. Además, funciona plenamente como una gran serie de zombis y es cautivadora. Pero no lo es bajo el titulo de Resident Evil. 

Es una serie que se atropella a sí misma a la hora de descubrir los secretos o misterios que la rodean y eso le quita lo poco interesante que va construyendo. Esta primera temporada se siente muy primera temporada y ojalá Netflix no solo quiera crear nuevos fanáticos que no sepan de esta historia, sino que también capte a quienes conocen de lleno esta gran saga, ya que sería un acierto doble. 

Tiene un gran potencial centrado en la familia Wesker, pero lo desperdicia en cosas innecesarias y que hace que se pierdan minutos en los 8 capítulos que tiene. 

En resumen 

Otra adaptación que no da en el clavo y que abre todo un vacío y mucho debate dentro de los fanáticos que aun esperan ver su saga favorita bien representada. Pero no hay que fusilar de lleno a Resident Evil, porque más interesante que las anteriores es.     

Una serie que tiene grandes armas para pulir y continuar sin graves problemas, un producto que funciona muy bien siendo parte del universo de los zombis y que trae personajes que pueden ser utilizados de una forma grata, ya que tiene buenos actores para llevarlo a cabo. 

Merece una oportunidad, ya que a pesar de esta nueva instrucción sacada de la manga, funciona machismo mejor y es un pie para que, quienes no conocían Resident Evil, se adentren un poquito más y no sea un paneo completamente diferente al visto hasta hoy en día. 

Veremos si en el futuro, esta nueva trama puede ir mejorando, y a pesar de que no tenga la fidelidad que se viene pidiendo desde hace décadas, pueda crecer como una adaptación agradable e interesante. 

Resident Evil

Dirección - 60%
Guion - 50%
Actuación - 80%
Musicalización - 70%
Fotografía - 90%

70%

Una nueva adaptación que funciona plenamente como serie de zombis y acción, pero que todavía le falta para acertar complemente representando a Resident Evil como se debe.

User Rating: 0.7 ( 1 votes)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior