BAFICICineDiván del cineEntrevistasEstrenosPelículas Argentinas

Javier Van de Couter: “Decidimos apartarnos lo más que pudimos del acontecimiento que generó esta tragedia”

Cine Argentino Hoy entrevistó al director de “Implosión”, Javier Van de Couter.

En una intensa e interesante conversación, el realizador de la película Javier Van de Couter, da cuenta cómo vivieron los actores del film ser parte de la ficción que narra los hechos ocurridos hace más de 16 años y que los tuvo como protagonistas reales de aquella tragedia patagónica.

-¿Cómo es que se le ocurrió que el acontecimiento criminal ocurrido ya hace más de 16 años, podía ser el argumento principal para una película?

-Una de las razones es que soy oriundo de la Patagonia, específicamente de Carmen de Patagones, lo cual hizo que me alcanzara muy de lleno el crimen de la secundaria. Creo que esto comenzó dos años después de sucedido, allá por el 2006. Hay que tener en cuenta que el proceso de filmación tomó muchos años.

-Es llamativo que haya hecho aparecer a dos de los muchachos que sobrevivieron a los disparos, compañeros del aula de Rafael Juniors Solich, como los dos protagonistas centrales de la película sin que sea ésta un documental.

-Fue una decisión que nos tomó de sorpresa digamos, a mí y a mi compañera de guion, tal vez por algunas circunstancias extrañas y fortuitas. Incorporarlos como actores a un relato en el cual se los nombra y se los reconoce como dos de los implicados como víctima de los disparos; llevó tiempo y dedicación para enseñarles cómo enfrentar a una cámara y hablar en nombre de ellos mismos, como si fuesen otros.

Además, este rodaje no se hizo en un breve tiempo, como es más o menos habitual, sino que tomó cinco años filmar todo el material. Lo cual fue todo un delicado proceso de realizar algunas tomas aisladas, a medida que la vida, digámoslo así, avanzaba en cada uno de ellos; es decir, hacerlos mantener con sus perfiles similares, la vestimenta, el físico…, para que dé la sensación que todo transcurre en tres días.

Este rodaje no se hizo en un breve tiempo, como es más o menos habitual, sino que tomó cinco años filmar todo el material”.

-¿Me pregunto si tanto a Pablo como a Rodrigo no les pasó algo, los tocó digamos, el solo hecho de incorporarse a una mezcla de ficción y realidad?

-No sé realmente si puedo contestar eso con exactitud. Habría que hablar con  ellos. Tengamos en cuenta que el rodaje no tenía como finalidad producir en sí mismo nada que se pareciese a algo terapéutico digamos. Hay momentos del rodaje que, como al final, ellos toman la palabra en primera persona, hablándoles a esas chicas que se encuentran en el camino, de manera improvisada, no leyendo un guion, sino contándoles lo que les pasó realmente.

– Podría decirse que las heridas no tienen cura, que son marcas, cicatrices que no son como una enfermedad, sino que se vive con ellas para siempre.

Ellos se encuentran arrastrados a ir en búsqueda de su amigo que por poco los mata en aquel suceso: no saben realmente qué van a hacer si lo encuentran a Rafael”.

– Una escena al inicio de la película anuncia de algún modo lo que vendrá y es cuando los muchachos, acompañados de otros amigos, en esa tarde noche de “joda” digamos, salen a cazar vizcachas. ¿Pensó que esa escena era un hilo conductor de lo que sería el viaje a Ensenada en búsqueda del asesino, en el sentido de una cacería, en este caso humana, sin fin de matar sino de atrapar al que se había escabullido de la vida pública?

-La verdad es que no, aunque hoy visto desde esa perspectiva, parece efectivamente como un hilo fuerte en la trama y en los acontecimientos que muestra en el sentido de una road movie un tanto extraña, con personajes muy disímiles, y con los cuales tuvimos que crear una buena confianza para que todo se convirtiera en una ficción creíble.

– En el sentido de que ellos dos de hecho arrancan como perseguidos por la figura un tanto fantasmal de Rafael, quien en el film está como vaciado de figura, nunca se sabe nada de él más que rumores, confusiones de personas, pero que tiene un poder fantástico sobre ellos, como que les causa el deseo de encontrarlo, de confrontarlo vaya a saber con qué de ellos mismos.

-No lo había considerado de esa manera pero es totalmente cierto. Puedo decir que ex profeso decidimos apartarnos lo más que pudimos del acontecimiento que generó esta tragedia, del hecho policial y judicial, e incluso generar lo menos posible explicaciones, que no tenemos, de qué hizo que Rafael le disparara a sus compañeros y matara a tres de ellos. La presencia mía como habitante de esa ciudad, tenía sus pros y contras a la hora de avanzar en la confección del guion. Incluso se podría decir que  la desaparición de Rafael y su familia de la vista de todos luego de la internación en el psiquiátrico de Rafael, es también un poco un chupado, pero de él mismo y de sus padres.

Decidimos apartarnos lo más que pudimos del acontecimiento que generó esta tragedia, del hecho policial y judicial”.

– Hablando entonces del hecho, del acto en cuestión, ¿cómo es que surge el nombre del film, “Implosión”?

-Originalmente el nombre de la producción era “7:45“, que es la hora en que sucedió la matanza en el aula. Pero con el tiempo, se tornó en lo que es, como una manera de nombrar esa forma de opresión y destrucción que causó lo que hizo Rafael entonces.

– Agrego de mi parte que es muy llamativo la manera en que es una implosión, un aplastamiento del cuerpo debido a las presiones externas, sociales, de vaya a saber cuántas cosas que rodeaban a Rafael, que se pone de manifiesto en el instante en que dispara el arma; es decir, hace estallido, explosión en el mismo punto en que hubo implosión.

-Efectivamente, es muy interesante considerarlo de esa manera, porque con ese foco puesto en el asesinato, le quitamos carga moral, de prejuicio o de sanción social a un hecho que nada tiene de ejemplar, pero que es un ejemplo de algo que desconocemos sus causas. Como si el film nos hubiese largamente superado a nosotros mismos y a los protagonistas. Como un monstruo que pensábamos salir a atrapar y terminó atrapándonos a  nosotros.

Entrevista: Mario Betteo

Edición Periodística: Andrea Reyes

Fuente la foto de portada: Telam

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios