Él es fascinante, irónico, nostálgico. Ella está llena de vida, es inteligente, pasional y vive el momento.Cuando se encuentran, se enamoran al instante. Sólo después, creciendo uno al lado del otro, sus personalidades van evolucionando y se transforman. Por Bruno Calabrese.

Valerio Mieli (Dieci Inverni) nos trae una nueva historia romántica. En este caso contada a través de recuerdos de los protagonistas. De un lado, Lui (Luca Marinelli) un ser sensible, meláncolico, que acumula recuerdos tristes de un pasado conflictivo familiar y personal. Del otro lado, Lei (Linda Caridi), una chica jovial, optimista, que no llora nunca y siempre está feliz. Ambos se conocen en una fiesta y el flechazo es instantáneo. A partir de ese momento comenzará una historia llena de sinsabores, encuentros y desencuentros entre ambos, todo en base a flashbacks de recuerdos, recientes y viejos, tristes y alegres.

La maravillosa puesta en escena da inicio a la película hace que enseguida nos adentremos y empaticemos con la dupla protagonista. El recurso estético de utilizar las diferentes tonalidades lumínicas  para marcar los estados de ánimo de Lui y Lei al momento de verse por primera vez es ideal para la historia que se va a contar y marca un comienzo alentador para lo que está por venir. 

Veremos como cada uno funciona como sostén del otro para afrontar distintas vicisitudes y salir adelante. Sobre todo él, que encuentra en Lei a la persona ideal para resignificar los recuerdos tristes del pasado y transformarlos. Para ella, Lui significa encontrarse con recuerdos tristes que tapaba con su exagerado optimismo. Como una especie de “Intensamente”, el clásico animado de Pixar, la película muestra que ambos estados de ánimos se nivelan y se ayudan mutuamente. Él se vuelve más despreocupado y ella, en cambio, más melancólica. Por lo tanto, el espectador descubrirá tantas historias de amor como puntos de vista tengan ambos protagonistas, de acuerdo a sus cambiantes estados de ánimo.

A la hora de reflejar los recuerdos seguramente se nos vendrá a la memoria “Eterno Resplandor de una mente sin recuerdos”. Los momentos del encuentro y sobre todo la construcción de Lui como personaje, rememora al brillante Joel Barish, interpretado magistralmente por Jim Carrey en el film de Michel Gondry.

Con referencias a “El Barón Rampante” de Italo Calvino, a grandes clásicos  del cine romántico como “Casablanca” , el film vaga entre la clásica historia de amor de encuentros y desencuentros con el género fantástico. Todo gracias a la variedad de posibilidades que le da al director como los recuerdos son percibidos de manera extraña por la mente. Permitiendo un sinfín de recursos metafóricos para reflejar las trampas que juega la memoria.

Pero todos esos recursos se vuelven repetitivos, y lo que parece novedoso y sorpresivo, termina siendo un poco tedioso y confuso por momentos en el nudo de la película. Pero vale la pena salir de ese bache intermedio para volver a reencontrarse en el final. El emotivo y hermoso cierre, cuya música de fondo y un novedoso recurso para marcar los compases de la canción como un reflejo de la historia de amor de Lui y Lei, le da el cierre perfecto a los personajes.

“Ricordi?” es una larga historia de amor, contada solo a través de recuerdos. Los que son  distorsionados por los estados de ánimo, por el tiempo, por los diferentes puntos de vista de los jóvenes protagonistas. A veces reiterativo, confuso por momentos, es un viaje de dos personas a lo largo de los años: juntos y divididos, felices, infelices, enamorados entre ellos, de otros, vistos en un solo flujo de colores y emociones. 

PUNTAJE: 80/100.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *