Juan, 35 años, conoce a Luciana en el peor momento de su vida. Pese a ello logran construir una relación atípica, pasional y llena de mentiras. Por Bruno Calabrese.

Luego de sorprender al cine argentino con Modelo 73, el salteño Rodrigo Moscoso vuelve al BAFICI con una comedia romántica clásica que respeta las raíces del autor. 
Juan Badur (Javier Flores) es el típico perdedor inmaduro. Vive con sus padres y se dedica a limpiar piletas con su amigo a bordo de un Mehari descapotable. Con una crisis existencial sobre sus espaldas conoce a Luciana (Bárbara Lombardo), una impulsiva y eléctrica porteña que vive en la casa de su padre. Luego de un rápido flechazo, los conflictos personales de él y las mentiras comienzan a complicar la relación.

Con Salta como locación la película va directo al grano, intentar entretener. Y lo logra, gracias al aporte de Javier Flores como ese joven perdido, “quedado”· como dice el, sumado al aporte de su peculiar amigo, el metalero. Entre los dos brindan los mejores momentos de la película. Bárbara Lombardo cumple en el rol de la chica frenética de ciudad. 

“Badur Hogar” es una comedia efectiva, que logra generar empatia gracias al desarrollo de sus personajes y de situaciones de enredos que entretienen al espectador; sin más pretensiones que divertir, cuyo objetivo logra cumplir con creces.

PUNTAJE: 75.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *