CineCriticaEstrenosFestival Internacional de Cine de Mar del PlataInternacionalTerrorThriller

“Titane” de Julia Ducornau. Crítica. Wow!.

No es para cualquiera, pero todos deberían verla.

Llega a la 36º edición del Festival internacional de cine de Mar del plata como la ganadora de la Palma de oro a mejor película del Festival de Cannes. Aterrizando en la única sección del festival donde se asegura aplausos y espectadores aferrados a sus asientos, borrachos de deleite, la Hora Cero. Julia Ducornau se abre paso por la industria a fuerza de películas de género y “Titane”, su última película, es incapaz de dejar a los espectadores indiferentes. 

En esta oportunidad obviare adrede la sinopsis, la pueden buscar si quieren, pero no llegará a vislumbrar ni un ápice de lo que tenemos delante de nuestros ojos. Una verdadera experiencia cinematográfica, que exprime al máximo cada centímetro de la pantalla y cada parlante de la sala. Su trama es tan violenta por momentos, como su visualización, narrada de manera visceral y al mismo tiempo espectacularmente bella. 

Una yuxtaposicion de imagenes desprovista de prejuicios, que llegan a tocar tematicas como el abuso, tanto psicologico como fisico, las adicciones, maternidad, el aborto y la homosexualidad. Redoblando la apuesta presentada en su anterior película, “Raw”, Ducornau despliega un arsenal de técnicas y modos de narrar asombrosos. Partes rabiosas y llena de “Body Horror” se complementan con delicadas secuencias donde los personajes interactúan entre sí de manera incómoda.     

Su visualización puede resultar incómoda, debiendo el espectador reevaluar su incomodidad y preguntarse que la genera realmente. Julia Ducornau consigue con “Titane” movilizar internamente a quien la mire. Un espectáculo movilizante y visualmente memorable, mezclando delirios oníricos con realidades aterradoramente incómodas. Por mérito propio consigue que no le pidamos coherencia, no es necesaria, todo esta bien así como esta.

Calificación.

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música
Actuación

Su visualización puede resultar incómoda, debiendo el espectador reevaluar su incomodidad y preguntarse que la genera realmente. Julia Ducornau consigue con “Titane” movilizar internamente a quien la mire. Un espectáculo movilizante y visualmente memorable, mezclando delirios oníricos con realidades aterradoramente incómodas. Por mérito propio consigue que no le pidamos coherencia, no es necesaria, todo esta bien así como esta.

User Rating: 2.75 ( 1 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Francisco Mendes Moas

Estudio, hago y escribo sobre cine. Mi relación con el séptimo arte siempre peligra con convertirse en una peligrosa adicción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar