AdelantosCineComediaCriticaEstrenosInternacional

#TeSigo. Crítica.

Las redes sociales: entre lo que se exhibe, se desea y lo que realmente es. La trampa del narcisismo en tiempos de la web.

La nueva película del director frances Éric Lartigau, ex asistente del realizador serbio Emir Kusturica y autor de la exitosa y emotiva “La familia Bélier” (2014) llega a las plataformas de video bajo demanda el 28 de enero.

Esta nueva comedia romántica francesa explora las relaciones a  distancia entre chats, fotos y videollamadas. No importa cuántos kilómetros de diferencia haya entre una persona y otra, mientras exista la comunicación virtual, romances y amistades, son posibles. El problema aparece cuando una de las partes decide romper la virtualidad, para pasar al plano físico-material. La pregunta crucial es… ¿estas relaciones, podrán permanecer de la misma manera?

Stéphane (Alain Chabat) vive una vida reposada y monótona, entre sus dos hijos adultos y su ex  mujer, ejerciendo su profesión de chef y administrando un restaurante. Hasta que su tranquila vida se ve alterada cuando por medio de la red social Instagram conoce a Soo, una mujer surcoreana con la que comienza una relación virtual.

Es aquí cuando una serie de cambios se inicia en el protagonista. Su vida sedentaria se transforma en vital y activa, de la misma manera que su lugar de trabajo muta  de colores apagados y sombríos a luminosos y coloridos.

De esta manera, Stéphane comienza de forma repentina, una aventura que lo introduce en lugares desconocidos. Su inexperiencia con la tecnología y las redes sociales lo lleva a conocer a personajes que empatizan con él e intentan ayudarlo.

Historia sencilla, sin demasiados contratiempos, ni giros inesperados. Por momentos entretenida y en ocasiones repetitiva. Una comedia romántica, que no logra despegar en su totalidad y no consigue colmar las expectativas de aquellos espectadores acostumbrados a disfrutar de este género, que el país franco domina con grandes cualidades.

En conclusión, una película que intenta transferir emotividad trazando un puente entre culturas diferentes, a la vez que plantea las consecuencias de un amor a través de internet: la vacilación de seguir conectado a la fantasía de un “amor en red ” o tomar la decisión de arriesgar la cómoda respuesta en línea, para enfrentar la adrenalina de encontrarse y poner el cuerpo.

El juego está en curso ¿ilusión ó realidad? 

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música
Actuación

Las relaciones personales: entre la virtualidad y la presencialidad.

User Rating: 4.78 ( 5 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Ricardo De Luca

Crítico de cine.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios