CriticaEntrevistasEstrenosTeatro

“Sin Carpa” de Marcos “Bicho” Gómez. Crítica y video entrevista

Había una vez un circo

Presentado en formato para streaming ,su nuevo espectáculo unipersonal “SIN CARPA”  ahora, protocolo mediante,  puede disfrutarse en forma presencial como uno de los tantos espectáculos que se ofrecen en una calle Corrientes surcada por los tiempos de pandemia, que sigue resistiendo con propuestas culturales y la magia del regreso al teatro.

Bicho Gómez cuenta con una extensa trayectoria televisiva (una de sus creaciones más recordadas es el payaso Mala Onda junto al inolvidable Jorge Guinzburg) y una carrera que le ha permitido mostrarse tan versátil participando de la comedia familiar, shows televisivos como “Videomatch” y su Gran Cuñado, como integrante de “La Banda de la Risa” con grandes trabajos como “Dr. Fausto” “El pelele” o “La comedia es finita”, teatro infantil “Peter Pan” “Mi bello dragón”, comedias picarescas y propuestas revisteriles.

SIN CARPA” es una forma de volver a las fuentes, un unipersonal atravesado por la intimidad de desnudar su niñez y sus vivencias a través de los relatos de una familia de artistas, que contaban además con el sello particular de ser  artistas trashumantes, que iban de pueblo en pueblo llevando la alegría de su espectáculo circense.     

Por lo tanto, si bien se trata de un espectáculo unipersonal, el Bicho Gómez se multiplica a través de los distintos personajes que evoca en sus recuerdos familiares, teñidos de alguna manera por ese ojo de niño y de adolescente que los hace tan especiales y le imprime un entrañable tono de homenaje no sólo a los artistas de su propia familia, sino a todas aquellas figuras que han defendido su arte y su oficio debajo de la carpa del circo.

También da cuenta del proceso que modificó al circo en los últimos años: ahora ya “SIN CARPA” pero con el cobijo el escenario, irá describiendo ese proceso e inmediatamente, quienes hemos conocido la aventura de una tarde de domingo en el circo cerca de nuestro barrio, nos vendrán a la memoria ese aroma a aserrín que lo invadía todo, los presentadores, las figuras centrales del espectáculo, los payasos que tanto esperaban los más chicos de la familia y la presencia de los animales como principales atractivos del espectáculo.

Actualmente hay otras propuestas con mayores producciones o con otras ideas conceptuales como las que ha desarrollado la compañía Cirque Du Soleil, que  han dejado atrás este formato espectáculo tan entrañable que tenía en nuestra infancia. Ese mismo que, el Bicho Gómez rescata a través de los primeros relatos y le rinde homenaje, además de comenzar a pintar los distintos miembros de una gran familia (padres, abuelos, tíos y “primos”), que por más que no los uniese la sangre, el entorno del circo y la camaradería ya los transformaba en una verdadera troupe inseparable.

Con la creatividad como principal as en la manga, el Bicho Gómez que tiene como responsabilidad no sólo ser el intérprete del espectáculo sino de haber desarrollado su idea y plasmarla en el texto de la obra, demuestra que no se necesitan demasiados efectos especiales sino apelar directamente a los recuerdos, a las emociones y a volver a conectarnos con aquellos personajes de nuestra niñez que todos hemos conocido.

Así desfilarán un malabarista, una domadora (un cuadro que le permite jugar con el doble sentido y una pizca de complicidad con los adultos de la platea), un payaso, un mago y una bailarina muy particular que le permite crear un espectáculo para toda la familia, con el humor blanco presente –aunque el Bicho siempre tiene preparada alguna salida un poco más subida de tono para robarnos la carcajada- y reivindicar ese espíritu de trabajo pleno de la alegría que se ponía en cada función, a través de todos estos personajes.

Bicho Gómez despliega no sólo su oficio de comediante sino que brilla en su faceta de clown y en sus actos de acrobacia y destreza,  que lo muestran como un artista completo y hacen que por más que sea un unipersonal, el público disfrute con ese desdoblamiento en escena.

SIN CARPA”  no apela a los grandes avances tecnológicos con los que cuentan las producciones circenses actuales, sino que apuesta a ese viaje en el tiempo donde una tarde en el circo nos hacía inmensamente felices y es desde esa conexión con nuestro niño y nuestros recuerdos donde el Bicho Gómez nos interpela y nos permite divertirnos y emocionarnos en partes iguales.

“SIN CARPA” / Idea, libro, dirección e Interpretación: Marcos “Bicho” Gómez / Coreografía y puesta en escena: Verónica Pecollo / Producción: Daniel Comba

Teatro ASTROS  – Avda. Corrientes 746 / Viernes y Sábados 21 horas – Domingo 20.30 hs.

ENTREVISTA: Javier Erlij

CÁMARA Y EDICION DE VIDEO: Alejandro Ramírez

Dirección
Idea y Libro
Puesta en Escena
Música
Actuación

“SIN CARPA”  apela a ese viaje en el tiempo donde una tarde en el circo nos hacía inmensamente felices y es desde esa conexión con nuestro niño y nuestros recuerdos donde el Bicho Gómez divierte y emociona en partes iguales.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios