Con sesenta años de carrera y más de cincuenta films, la increíble Graciela Borges sigue ardiendo en la llama del arte cinematográfico en “La quietud”, el último film de Pablo Trapero. por Carlos Abeijón

Según pasan los años,aquella chica bella,con cierto aire perverso,que descubrió Hugo del Carril, en Una cita con la vida, en 1958-integraba el grupo de las “ingenuas”,que manejaba el agente de prensa Salvador Salías,junto a Elsa Daniel y Gilda Louseck-,se fue convirtiendo, después con Torre Nilsson y otros grandes maestros, en una actriz plena de matices, amada por la cámara, con su voz profunda y misteriosa y sus aires de muchacha francesa al estilo de Pascale Petit.

Mostró garra dramática, en “Los viciosos” ,de la mano de Enrique Carreras,Torre Nilsson mostró sus sinuosidades en “Fin de fiesta”, “Piel de verano”-uno de sus films más subyugantes-“La terraza” y Mario Soffici le dió un aire ligero y divertido en “Propiedad”.

También la intelectualidad de Manuel Antín, sirviendo al mundo mágico y retorcido de Cortazar, le permitió mostrar sus costados más oscuros,en “Circe”. Fue la actriz que más filmó,en la década del sesenta-16 películas-,sólo superada por la gran Olga Zubarry, en los años cincuenta con 25 películas.

Seguiría afirmándose como actriz, ya en los setenta, en su fructífera relación con Raúl de la Torre, con hitos como “Heroína”, “Crónica de una señora” y “El infierno tan temido”.Claro que, antes, ya había realizado uno de sus mejores labores en “El dependiente”, obra maestra de Leonardo Favio.”Triángulo de cuatro”,“Saverio el cruel” y “Los pasajeros del jardín” la mostraron el esplendor de su madurez hasta que revivió, entre las cenizas,con su magnífico rol en “La ciénaga”, de la fantástica Lucrecia Martel.Borges es la gran actriz que marcó la modernidad en la actuación en el cine argentino” y basta para confirmarlo su maravillosa Esmeralda, la siniestra matrona del film más personal de Pablo Trapero desde “Nacido y criado”.Una película que penetra en la intimidad de una familia incestuosa,llena de secretos y mentiras,que marca el ocaso de una clase y el nacimiento de un amor a prueba de balas.Film incómodo,perturbador e incisivo,donde Graciela compone,con alma y vida,un personaje turbio y termina robándose la película.¡Chapeau!.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *