CineCriticaEstrenosFestivalesFICICIndependientespremios

“Ofrenda” de Juan Mónaco Cagni. Crítica.

Se proyectó el 1 de mayo en el 10 FICIC.

La ópera prima del joven director de 22 años nacido en la localidad de Lobos, donde se desarrolla gran parte de la obra, que se terminó de rodar en el 2020,  tuvo su participación en la selección oficial del  International Film Festival Rotterdam, de ese mismo año, para ganar luego como la Mejor Película de Ficción de la 29ª edición del Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz. Por Nito Marsiglio.

La película comienza con una voz en off de una mujer de ya cierta edad, por el tono de la misma, diciendo un corto párrafo poético mientras se escucha el ruido del viento. Luego pasa a una imagen que será icónica en la obra y es la de un viejo árbol tronchado, quebrado en una posición algo curiosa, solo en medio de una pradera típica del paisaje de la región pampeana. La cámara se pierde en el cielo y el circular de las nubes para pasar a un plano cerrado de un pastizal de allí, una toma con mucha profundidad, desde una tranquera se ve la entrada hacia una casa de campo que se termina fundiendo con la imagen de  Andrea en su etapa más adulta y  a un primer plano del rostro de Miranda de niña, ambas con la mirada perdida como quien está abstraída en pensamientos, termina con un plano general donde aparece un perro para pasar al título del film.

Es una obra muy minimalista que experimenta con las imágenes de los espacios y lo que ellos transmiten y su imagen y sonido, las sensaciones que estos producen, es en sí la narración de la obra ya que en la misma tenemos como personajes a Andrea en tres momentos, niña, joven y adulta, y a Miranda como niña y joven casi adulta, se encuentran en distintos lugares y distintos momentos, de niñas o de jóvenes, y pasan momentos juntas o transitan por distintas construcciones abandonadas o casi destruidas, pero no existe el diálogo solo el estar.

Tanto Andrea como Miranda son solo una excusa ya que la narración pasa enteramente por lo visual y lo que transmiten esos espacios, sea de la campiña pampeana, la de un río, la del cielo y el transitar de las nubes o la de construcciones derruidas que alguna vez fueron algo. 

Hay momentos que al espectador le puede traer reminiscencias de la obra de Tarkovski y esos paneos de lugares naturales que tan frecuentemente hacía. 

“Ofrenda” es una obra que es necesario apreciar con los sentidos dejándose perder por los espacios.

Puntaje: 80.

Calificación:

Actuación
Dirección
Fotografía
Guion
Música

Es una obra que es necesario apreciar con los sentidos dejándose perder por los espacios.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar