La ilustradora digital mendocina Camila Philippens presentó sus trabajos artísticos en la segunda exposición Avellaneda Comics y charló con Cine Argentino hoy sobre manga, sus inicios en su pueblo natal y su participación en la antología 18 Guadañas. Por. Florencia Fico.

 

– ¿Camila hoy en día a qué te dedicas?

– Actualmente me estoy dedicando a dar clases de ilustración inicial sería como una especie de: “Dibujo básico”, para adultos y manga para chicos. Tengo un taller para nenes en la escuela Fournova que tenemos con unos colegas. Bueno yo soy de Mendoza a los 19 me vine a estudiar acá para Buenos Aires, apostando por esto.

– ¿Cuál fue tu motivación?

– No hubo como un disparador de algo si no que recuerdo no poder resistirme a las hojas. No se es algo más fuerte que yo como la gente que abre la heladera si hay comida. Cuando yo era muy chica a los 12 años estaba ya con más edad para salir a jugar. En Mendoza esto de los celulares, esta onda de te llevo y te traigo no existía. Yo soy de barrio yo salía a jugar con mis amiguitos al Patrón de la vereda, Poli ladrón y todas esas cosas. Entonces pasaba mucho tiempo con los chicos en la calle porque era todo muy tranquilo y muy seguro.

– ¿En Mendoza que te conectó con el dibujo?

– Me pasaba que me venían a buscar y le decía a mi mamá que dijera que estaba castigada que no podía salir para no quedar mal con ellos y quedarme dibujando en casa. Yo me reía porque me castigaban y yo la pasaba bárbaro. Porque era yo te saco esto, te saco lo otro. Pero el papel y el lápiz no me lo podes sacar.  Me acuerdo que me cambiaron de habitación porque yo estaba demasiado tiempo encerrada.  Yo estaba en mi mundo y la pasaba re bien. Y hacía personajes, y viste cuando los nenes hacen ruidos tipo cuando juegan los con los autitos y bueno yo dibujaba.

– ¿Qué material usaste en los comienzos?

– Lápiz fue el primer elemento para dibujar. Después me acuerdo que me regalaron como unas tizas pastel y agarré eso por un tiempo, después un poco más la tinta. Me gustaba mucho hacer tramas y texturas.

– ¿Cuáles fueron las primeras temáticas que abordabas?

– Yo empecé dibujando caballos. Aunque personajes fue en principio Sailor Moon, que la pasaban en los dibujitos. Si bien en ese momento había tecnología, sueno muy de vieja, pero en realidad tengo 25 años. Pasaba que no tenías Pinterest ni Youtube, ni herramientas como para buscar referencias. Veía las series que pasaban en LocoMotion, en Animax, yo esperaba esa hora y me preparaba en la mesa ratona las hojas y mis lápices. Como que esa era mi clase y yo quería copiar ese estilo. Es como que de ahí empecé a sacar. Y después de los mangas, yo compro mangakas que son muy académicos. Y esto yo se que los guionistas me van a matar, pero, yo muchas cosas las compro por el dibujo porque tienen algo que yo quiero incorporar. Entonces yo estoy todo el tiempo sacando cosas de ahí nutriendo un poco lo que hago. Asimismo , en Gosth in the shell con Makoto “Mayor” Kusanagi.

– En su mayoría son mujeres ¿Por qué?

– Mujeres fuertes, decididas e independientes. Maléfica la amo como todo lo que está bien me siento súper identificada con ese personaje. Me encanta a parte me encanta el verde y el negro. Es más quería hacer el print de Eleven con los tonos en verde pero no Stranger Things tengo que más o menos quedarme en ese molde como para que la gente entienda, porque si no la sacaba mucho de contexto.

– ¿Cómo fue tu colaboración en 18 guadañas?

– Mi colaboración para 18 guadañas fue a través de una convocatoria que hizo Gonzalo Ventura que es dueño, es Santa Guadaña junto con Martín Blanco la otra cabeza de Santa Guadaña y Andrés Lozano. Entre ellos tres tuvieron la idea de hacer así una antología de historias de terror porque es algo que no se había hecho hace mucho tiempo y recopilan un montón de guionistas y dibujantes. Bueno mi participación vos fíjate Gonza me dio la historia, como para elegir, él tenía varias ideas y bueno yo seleccioné esta temática de los ángeles. Me gustaba ese toque sensible, medio romántico – trágico de ésta pareja, así que dije que yo quiero hacer de ésta. Y bueno él es súper prolijo y te pone los guiones son muy estructurados así que como primera experiencia en la historieta me re sirvió porque estuvo esa ayudita. Y me encantó hacerlo porque como yo vengo del palo del manga tengo un trazo más fino y de mucho detalle, entonces sentí que iba mucho mejor con esto que fuera más sensible y más dramático pero como medio romántico.”Tres cinco siete” es el nombre de la historieta que me tocó a mí es un cazador de ángeles que toma una mala decisión y repercute en la persona que más ama.

– El público ¿Cómo recibe tus ilustraciones?

– Si me paso ahora que me sorprendió yo estoy empezando es como para mí todo muy nuevo y me impacta cada vez que alguien dice que bueno esto. Pasa ve no compra pero mira. Y vas construyendo confianza y autoestima eso está muy bueno. Me pasó que ayer que no estaba porque tuve que ir a dar clases así que quedó Mina mi compañera en el puesto. Y una chica compró un poster de Stranger Things y me agregó a Instagram y me escribió: “Amé” y me mandó la foto de lo que había comprado.

– ¿Cuál es el límite entre comic, manga e ilustración?

– La ilustración partiendo de la base yo lo veo como composiciones estáticas, te cuentan una historia pero es una historia muy acotada, porque es lo que vos podes ver en una imagen. El manga es historieta japonesa es como una narrativa visual, es una secuencia contada por imágenes es muy similar al cómic pero lo que tiene el manga es que tiene otro ritmo son menos viñetas por páginas y por lo general los japoneses a diferencia de los norteamericanos de la historieta es que son mucho más emotivos y profundos. Las historias siempre tienen como un mensaje, algo muy fuerte que trasmitir a nivel emocional o dramático. Por lo menos los géneros que me gustan a mí que son más el seinen, el josei que son más adultos y de tramas más complejas pero hasta los shonen y los shojos que son para una demografía de menor edad también tienen mensajes muy profundos. Sailor Moon tiene unos mensajes la amistad, el amor el sacrificio, el esfuerzo, la inclusión. Yo no conozco la misma cantidad de ilustradoras que de hombres más allá de las redes sociales que son muy masivas en persona creo que conozco más ilustradores hombres pero porque no las conozco.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *