Al cine argentino que intenta conciliar lo artístico con lo comercial, le va muy bien este año(“El amor menos pensado”,”Mi obra maestra”,”El ángel”,”La quietud”,”El potro”) es bueno destacar,por su sinceridad y brillantez, en texto,dirección e interpretación, propuestas más modestas, pero de gran calidad artística y humana.Es el caso de la estupenda Marilyn,que llegó a los cines argentinos.

Con un notable trabajo de dirección,en su ópera prima,de Martín Rodríguez Redondo,con un sorprendente protagónico del joven Walter Rodríguez.El film,coproducción entre Argentina y Chile, basado en una historia real y filmado en Cañuelas, se centra en el calvario de un joven peón rural, que sufre el acoso, el escarnio y la discriminación del pueblo y su propia familia.Mientras trata de afirmar su identidad sexual,que escapa a los cánones rígidos del mundo en que se mueve,el adolescente,de diecisiete años, intenta vivir su vida con naturalidad, atrapado en un destino que lo reprime y asfixia.Con un lenguaje cinematográfico fluído y severo,admirable en un debutante,la película, brutal y aleccionadora, arremete, con furia, contra la incomprensión y el prejuicio y acompaña, con ternura al protagonista hacia el infierno tan temido.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *