Amazon PrimeBiopicCriticaDramaEstrenosSeries

La serie del Diego. “Maradona: Sueño bendito”. Crítica.

Amado por muchos, odiado por otros tantos, pero innegablemente idolo.

Manu Chao canta: “Si yo fuera Maradona viviría como él”, adelantándose por varios años a este suceso.  Las series que ponen el foco en la vida de personajes célebres se encuentran en auge, pero ninguna será jamás tan interesante como la vida de Maradona. Rememorando su fecha de cumpleaños, o casi por un día, llega a la plataforma Amazon Prime Video, “Maradona: Sueño bendito”, el próximo 29 de octubre. Desde cineargentinohoy pudimos ver los tres primeros capítulos y te contamos todo. 

Iniciando desde sus días de potrero en Villa Fiorito, pasando por Cebollitas tras ser invitado por su amigo Goyo, hasta consagrarse como el mejor jugador de la historia. Partiendo desde la sobredosis que sufrió a principios de milenio, que puso grave riesgo su vida, iremos recapitulando su pasado. 

El despliegue titánico de actores que van pasando por las distintas etapas de la vida del Pelusa es de primer nivel. Sobre todo porque tanto el protagonista como sus allegados deben ir cambiando con el paso del tiempo. Caracterizados soberbiamente. Por este motivo, por ejemplo, vemos tanto a Mercedes Moran como a Rita Cortese encarnar a la Tota. La química de amistad y compañerismo que generan Nicolás Goldschmidt, un Maradona debutante y Peter Lanzani, el rengo Jorge Cyterszpiler, es impactante. 

La serie podría haberse acotado únicamente a la vida de Maradona y mostrar exclusivamente sus vivencias, pero los creadores entienden que no pueden obviar el complejo contexto histórico que lo rodea. Utilizando muchas veces el inicio y el final de cada capítulo para explayarse sobre la situaciones socio políticas que atravesaban al país en dicho momento, con algunas placas de texto llenas de información. Herramienta que puede resultar muy importante para aquellos espectadores no argentinos. Mientras Maradona y el fútbol llenaban a la gente de alegría, el país atravesaba la dictadura cívico militar más sangrienta de la historia y se libraba la guerra de Malvinas. Contextualizados correctamente en pantalla.   

Si bien algunas fechas no terminan de coincidir del todo, podemos considerarlas “libertades poéticas”. Pero una en particular sobresale. El momento justo en que alinean la muerte de Peron con el inicio de la carrera futbolística de Diego. La fuerza simbólica que adquiere dicho momento es enorme. Vemos representada la muerte del ícono más grande de las clases populares, llorados por miles y en simultáneo el surgimiento del próximo. El nuevo ser que lograra llenar de alegrías a millones y unir a un país entero en un desgarrador grito de GOL!.

La figura de Diego Armando Maradona consigue un estatus de seudo divinidad, un ser impune de toda condena, para el pueblo argentino y para algunos napolitanos. En gran parte debido a sus logros futbolísticos, pero otro tanto a sus acciones sin la pelota. Su forma de ser, altanero, sin filtros al hablar, prepotente y soberbio, hacen que podamos identificarnos, inflarse el pecho y decir: “el Diego es argentino, carajo”. Por no nombrar los dos goles a Inglaterra, post Malvinas, tan espectaculares que tienen nombres propios. 

Son todos sus errores, los cuales no buscamos justificar, lo que lo hacen humano. Pareciera pisar el mismo barro que pisamos todos. Sin ellos solo sería un gran jugador y no un objeto de idolatría como es hoy, viviendo por siempre en infinitas remeras y tatuajes. Despertando un patriotismo inusitado, que no despierta nada más. 

Pasando por la más tierna inocencia de aquel joven de Villa Fiorito que quería jugar en la selección y sacar campeón a Cebollitas. Hasta su catapultado ascenso, que lo llevó a rodearse de muchas personas nuevas, algunas terribles como Coppola. La serie promete emocionar y mostrar sin recaudos la vida del astro futbolístico. No busca dejarlo bien parado, ni idolatrar, solo mostrar lo que fue la excéntrica vida de alguien que como dice Don Diego, “es muy difícil estar en sus zapatos”.

Calificación.

Dirección
Montaje
Arte y Fotografia
Música
Actuación

Pasando por la más tierna inocencia de aquel joven de Villa Fiorito que quería jugar en la selección y sacar campeón a Cebollitas. Hasta su catapultado ascenso, que lo llevó a rodearse de muchas personas nuevas, algunas terribles como Coppola. La serie promete emocionar y mostrar sin recaudos la vida del astro futbolístico. No busca dejarlo bien parado, ni idolatrar, solo mostrar lo que fue la excéntrica vida de alguien que como dice Don Diego, “es muy difícil estar en sus zapatos”.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Francisco Mendes Moas

Estudio, hago y escribo sobre cine. Mi relación con el séptimo arte siempre peligra con convertirse en una peligrosa adicción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar