La actriz Silvia Villazur estrenó El nombre una nueva versión de la potente pieza de Griselda Gambaro escrita en 1974 que bajo la dirección de Laura Yusem la lleva con determinados guiños a a la contemporaneidad. por Javier Erlij

El otro se transforma para una persona en situación de calle en un motivo para estar alerta desde para recibir una mueca de cariño hasta para el que se puede convertir en un potencial acecho para el indefenso.

El unipersonal aborda las distintas situaciones por las que tuvo que pasar  siendo muy jóven a los 16 años una mucama donde para poder sobrevivir pierde su nombre para saciar el apetito de una clase acomodada que la rebautiza con otro.

María, el nombre original del personaje, es echada a la calle cuando la no necesitan más para tener que volver a empezar de cero y la misma historia vuelve a repetirse donde es apodada para poder subisitir bajo un nombre no correspondido.

Con guiños a la dictadura donde lo primero que intentaban era hacer desaparecer el concepto de identidad la obra aprovecha la sala vidriera donde queda el público queda frente a ella y Villazur toma al transeúnte que pasa por la calle como parte de su situación de persona que vive en la intemperie.

Una actuación vibrante, medida, creíble que conmueve , con muchos matices para una actriz inmensa como es Silvia Villazur con una dirección de Laura Yusem que revitaliza a la pieza y la hace actual como si fuera escrita para los tiempos de la mala vida que corren bajo un gobierno donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

La obra se puede ver en El Camarin de las Musas los viernes a las 20:30 hs en Mario Bravo 960.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *