AdelantosCineEstrenosNoticias

El simbolismo en el reestreno “La doce vita”

El filme de Federico Fellini arroja escenas ilustrativas italianas cargadas de machismos, relaciones tóxicas, vicios, la finitud de la apariencia y la creación de fantasías.  Por. Florencia Fico. 

La obra “La dolce vita” da un testimonio de la realidad italiana en los 60′. En la que los guionistas Federico Fellini, Tullio Pinelli, Ennio Flaiano y Brunello Rondi brindan un panorama sobre: la excentricidad, violencia y el declive; compuestas por adicciones y poco sinceras admiraciones. Donde el toque central lo da la generación de suspenso. 

La característica de éste filme es la revaloriza la imagen de la mujer por medio de la actriz sueca Anita Ekberg en conceptualizarla como una femme fatale. Un fiel reflejo del simbolismo presente en la cinta donde el erotismo y la muerte son dos temáticas que rompen con las creencias religiosas, ideológicas o racionales. 

El argumento de la película se basa en la vida del periodista Marcelo Rubini en la piel del actor Marcello Mastroiann un decaído redactor romano, a la caza de figuras famosas, que transita con con malestar las celebraciones nocturnas que hace la burguesía de ese momento. Pasa por diferentes espacios de Roma, todo el tiempo cercano a personalidades reconocidas, particularmente de la élite de la comunidad italiana. En una oportunidad descubre que “Sylvia” (Anita Ekberg) una estrella del cine viene a Roma, el tiene la ilusión de tener una posibilidad para obtener una primicia y en efecto la seguirá por sus salidas en la noche por distintas zonas de la localidad. 

La proyección intenta plasmar los ítems del simbolismo arístico, los delirios de la novia del periodista Emma (Yvonne Furneaux) con estados de ánimos evidentes fuertemente marcados por la dirección de Fellini. También: las ensoñaciones finales de Marcelo, apariciones espirituales, fenómenos paranormales y  las emociones a flor de piel de Sylvia.  

La música de Nino Rota esboza la melancolía o tristeza en sus composiciones instrumentales a través de blues, un piano que permanece en todo el filme y flautas lo que dio producto a grandes sinfonías en 7 estaciones. 

La fotográfía de  Otello Martelli en blanco y negro revela espectaculares tomas con un exquisito aspecto visual. Con enfoques que dan una sensación de vértigo continuo; desde ángulos imposibles de aquel tiempo 1960.

En un marco general la pieza cinematográfica revela la reiteración en la exuberancia y transformaciones. Asimismo los motivos de inspiración: el circo, la pintura simbolista y la mujer como parte del arte. Fellini quien antes de ser director fue dibujante y escritor de comics evidenció su interés por la figura del donjuán, casanova, mujeriego, burlador y castigador. Además las muchachas con principios de libertad corporal, el cuerpo como móvil de la emoción y la desilusión ante un escenario patriarcal. 

 

Mostrar más

Florencia Fico

Licenciada en Periodismo. Especializada en rubros como: cultura, televisión, científico e investigación. Asistente de Cátedra en Arte y Estética UNDAV. Miembro del Club de Graduados. Redactora en Revista Combativas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios