La película inglesa “Poms” afianza la impronta de Zara Hayes directora del filme quien visualiza el destrato a las mujeres mayores de edad pero con diversión y baile. Las compañeras de la protagonista “Martha” apoyarán un sueño en la vejez, ella quiere ser porrista. Por. Florencia Fico.

La directora Zara Hayes fue encargada del documental deportivo “La batalla de los sexos” sobre la partida de tenis que confrontaba al campeón Bobby Riggs y hoy premiada en Wimbledon femenino Billie Jean King en 1973. En esta pieza cinematográfica la cuestión de género demuestra la superación y potencia femenina al alcanzar la victoria; a pesar de la poca difusión, financiamiento y burlas sobre su dudosa fortaleza.

El título oficial en inglés es: “Poms” en español “Mejor que nunca” un filme que expone la historia de Martha (Diane Keaton) una mujer de tercera edad vendedora de objetos en remante, sin hijos y viviendo 45 años en el mismo departamento se cansa y decide alojarse en una residencia de ancianos.

Impulsada por su amiga Sheryl (Jacki Weaver) emprenden realizar un grupo de animadoras con mujeres de su misma franja etaria. Aunque lo que empieza como un momento de recreación se transforma en una actividad profesional y tienen la idea de ser miembros de una competición.

Con esta meta se asocian a una joven cheerleader (Alisha Boe) que coordinará al equipo y las ejercitará y ” ¡Ellas demostrarán que nunca es tarde para darlo todo!”.

Haynes en “Poms” muestra otra discriminación de género pero por edad donde las mujeres dependen de la aprobación de sus hijos para contar con su dinero para los uniformes; es decir la sumisión económica. “Nadie quiere ver a un montón de ancianas con falda corta”, comenta un hijo de las mujeres.

Asimismo las demandas por parte del hogar de residencia que las obliga a ser al menos ocho y las ven como una ocupación promiscua, obscena y fuera de los estándares morales del espacio. Además cuando inician participando en un pequeño duelo entre ellas y unas muchachas adolescentes son filmadas en su performance; el video pasa a ser viral y las críticas son más fuertes, risas y comentarios poco felices.

El guion de Shane Atkinson (Historia: Zara Hayes) propone también darles poder a aquellas mujeres. Por un lado, cuando Martha les propone mirarse en frente de un espejo y observarse para luego decir que les gusta de sí mismas. Ellas responden: su pelo, manos, muñecas, sonrisa, sus pechos.

Por otro, en el momento de la audición cada una propone su talento en la danza o destreza entre las aptitudes se encuentran: tango, rock and roll, disco, yoga y bastoneo. Una escena que pone especial atención a las canciones elegidas por Pedro Bromfman ellas son: “Man, I feel like a woman” y “American Woman”.

También la aceptación de sus propios límites físicos aunque para cuidado de ellas mismas. Muchas de ellas enfrentan mareos, reposición de pierna, dolor al levantar los brazos, cáncer, inflamación en el ciático e inestabilidad. Con esta lista de antecedentes médicos hacen entrenamientos apropiados y aconsejados para seguir en ritmo para la competencia sin bajar la guardia a su anhelo ganar una competencia regional de baile como porristas.

El género que desborda lo da la dupla cómica Sheryl – Martha. Ambas distintas pero complementarias. Sheryl es profesora de Educación Sexual, juega póker a altas horas de la noche, tiene una sensualidad que atrae a todos, segura, directa, abuela y muy colaboradora. En cambio Martha es silenciosa, retraída, poco sociable, muy rígida, rutinaria, sarcástica e irascible.

En una de las locuras de Sheryl, al no permitirles que ensayen en la residencia de ancianos, va al secundario de su nieto donde ella da clases y desarrollan sus coreografías con su joven jefa animadora. Se ve perjudicada por el video que pasó por las redes sociales; sin embargo ella no lo subió si no una compañera y se compromete a prepararlas en poses osadas, sexys y arriesgadas.

Ésta combinación da como resultado un humor irónico lleno de conversaciones íntimas que las sacan de sus personalidades originarias. Asimismo se mezclan y generan una amistad de mutua contención y esperanza. Martha le comenta a Sheryl su quimioterapia abandonada, un deseo pendiente y el cuidado que tuvo con su madre que la alejó de su aspiración.

Lo que hace que su amiga Sheryl sea más consciente, implicada con su salud y cuidadora sin querer de su compañera. En un momento de recaída Martha es llevada a un sanatorio y se despierta con Sheryl abrazándola en su cama una escena imperdible que evidencia la mixtura de una tragicomedia y amor entre pares.

El reparto completo lo conforman: Diane Keaton, Jacki Weaver, Pam Grier, Celia Weston, Rhea Perlman, Charlie Tahan, Bruce McGill, Alisha Boe, Phyllis Somerville, Suehyla El-Attar, Sharon Blackwood, Carol Sutton, David Maldonado, Frank Hoyt Taylor, Charles Green, Patricia French, Robert Larriviere, Alexandra Ficken, Maxwell Highsmith, Henardo Rodriguez, Karen Beyer, Kevin Petruski Jr. y Wesley Williams.

La producción fue una coproducción entre: Reino Unido-Estados Unidos; Sierra Affinity, Mad As Birds y Green Rose Pictures.

Puntaje: 85

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *