Abróchese los cinturones y agárrese fuerte a su butaca porque la película va a ir toda velocidad. “Contra lo imposible”, dirigida por James Mangold, narra la historia verdadera del duelo Ford vs Ferrari en la carrera 24hs de Le Mans de 1966 y la creación de un auto revolucionario por parte del ex piloto estadounidense Carroll Shelby (Matt Damon) y el ingeniero británico Ken Miles (Christian Bale).  Por Lautaro Franchini.

Para nada fácil fue crear el GT40 Mk II, un auto innovador para la época, dispuesto a resistir 24 horas en la pista y corriendo a toda velocidad. Shelby, ex ganador de Le Mans y quien se retiró por problemas cardiacos, fue el hombre buscado por Ford Motor Company para ingresar en las carreras automovilísticas y terminar con la hegemonía de Ferrari. Todo con el propósito de elevar sus ventas que caían estrepitosamente bajo la conducción de Henry Ford II (Tracy Letts).  

Dentro de este desafío físico y mecánico, el rol importante lo tendrá Miles, un sarcástico ingeniero que en un  primer momento fue rechazado para ser el conductor oficial por su apariencia y raros modales… en palabras corporativas: un piloto que no vende autos. Otro palo en la rueda. Pero más tarde, el talento prevalecerá y la pasión por la profesión serán los indicados para que todo llegue hacia la bandera a cuadros.  

Los motores se encienden y el ruido empieza a retumbar. El trabajo de fotografía y sonido dominan completamente al espectador y hacen que uno sienta la adrenalina de subirse a un auto deportivo y correr kilómetros y kilómetros. Mientras que el desempeño actoral de Bale y Damon es magnífico tras lograr un gran dúo que le esquivó a todo tipo de problemas y dificultades para crear un automóvil que quedó en la historia y cambió el paradigma de las carreras de resistencia a fines de la década del 60.  

 Puntaje: 95/100.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *