CineCriticaDramaEstrenosInternacionalMubipremios

“Canciones que me enseñaron mis hermanos” de Chloé Zhao. Crítica.

En estreno por Mubi.

Esta película multipremiada le permitió a la gran directora, nacida en Pekín, su visualización y con ello la financiación para sus futuros proyectos. Por Nito Marsiglio.

La pantalla está en negro y se escucha a un caballo relinchar, luego se lo ve cabalgando al joven veinteañero Johnny Winters (John Reddy) en un hermoso corcel blanco, algo arisco. Hay un magnífico juego con los planos entre el caballo y el jinete. Johnny tiene los rasgos característicos de los aborígenes del norte de los Estados Unidos. Se escucha su voz en off reflexionando sobre el animal, su parte noble y su parte salvaje y de la importancia de domesticarlo pero no quebrar su espíritu. Al fondo se ve un hermoso atardecer naranja, en las planicies de Dakota, mientras el jinete continúa tratando de dominar al animal.

En la siguiente escena pasa a la imagen de una adolescente, Jashaun Winters (Jashaun St.John) la hermana de Johnny, caminando por una pradera de pasto tupido. 

De esta manera comienza la película, con la presentación tanto de la locación como de los personajes principales y con un ritmo tranquilo y un estilo minimalista que permanecerá durante toda la obra.

El film trata de la vida de la gente en esa reserva indígena, la estrecha relación entre los dos hermanos, la marcada ausencia de sus padres, el adaptarse al mundo de los blancos, el tema de la prohibición del alcohol en ese sitio y el problema que tienen los lugareños con el alcoholismo y sobre todo en un lugar sin futuro como tratar de crearse uno.

La novia de Johnny está por irse a estudiar a la universidad en Los Ángeles y a él se le plantea el dilema de dejar su lugar y a su hermana e irse a los Ángeles a conseguir trabajo y poder estar junto a su novia.

Para este film, que Chloé Zhao dirigió, produjo y realizó su guion; se trasladó a Dakota del Sur a la reserva india de Pine Ridge, para así encontrarse con la sensibilidad del medioambiente que formaría la historia.

En una ocasión, para el debut de la obra,  le preguntaron a la autora si era un homenaje a Marlon Brando por su autobiografía “Las canciones que mi madre me enseñó”, ella reconoció que sí, que era una referencia cinéfila aunque, entre los actores de esa época, era más devota de Paul Newman.

“Canciones que me enseñaron mis hermanos” tiene mucho de eso, de canción, con un toque muy poético, con la melancolía que tiene la música que ellos cantan en sus rituales y el dilema de no terminar de perder esa identidad ya casi inexistente.

Puntaje: 80.

Calificación:

Actuación
Arte
Fotografía
Guion
Música

Una ventana que nos muestra, con mucha poesía, la dureza de la vida en una reserva indígena en los Estados Unidos.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar