AdelantosCineDOCDocumentalesEntrevistasEstrenos

Bernd Schoch: “Cuando estás filmando un documental es lo más parecido a la improvisación en la música”

 

El director alemán Bernd Schoch dialogó con Cine Argentino Hoy sobre la influencia de la música en la formación de piezas fílmicas, además, los contenidos conceptuales en “tiempo de espera” y la personificación animada dentro del registro cinematográfico. El realizador estará en el 19° DOC Buenos Aires discutiendo una retrospectiva de sus creaciones fílmicas: Nachtwache, Slide Guitar Ride, Onset/Offset, Aber Das Wort Hund Bellt Ja Nicht, But The Word Dog Doesn´T Bark, Kurze Ecke, Zurück zum beton, Action 1: Lucid, Imperial Beach, Vor der Sperre  y Olanda. Por. Florencia Fico. 

Resultado de imagen para Bernd Shoch

Bernd Schoch es proveniente de Karlsruhe, se desarrolla en el bosque negro. Finaliza su formación en 2008 en artes de medios en la Escuela Estatal de Arte y Diseño en KZM (Centro de Arte y Medios). Se desempeñó como DJ y restaurador de distintos proyectos musicales y cinematográficos. Desde 2008 a 2016 fue colaborador artístico en la Universidad de Bellas Artes de Hamburgo. A partir del 2008 es partícipe de la comunidad Dokumentarfilmwoche Hamburg. Con André Siegers y Alejando Bachmann elabró una serie experimental de imágenes en movimiento “Abgeguckt”. Reside y se emplea como realizador en Hamburgo. Sus obras pasaron por múltiples festivales, museos y recibió muchos premios. 

– ¿Cómo se enlazaron dos disciplinas como DJ y dirección cinematográfica?

– Toda mi juventud la pase en una desquería. He organizado conciertos en una banda con amigos, era un universo en el que estaba. No lo hice por una cuestión de dinero sino porque estábamos en una ciudad pequeña llamada Keansburg  y había que traer músicos porque no pasaba nada.Yo empecé a estudiar un poco tarde cuando tenía 28 años y pensé que hacer cine iba a incluir lo musical tanto que el 50% del cine son sonidos y música.Desde el punto de vista práctico había hecho dos películas sobre gente haciendo música y también directamente videos musicales.Para un grupo de música que se llama Schlippenbach Trío , y ellos también hicieron continuamente música para mis películas esa es la conexión con la música y el cine que yo tengo.

– Hay una continuidad en tus trabajos en elaborar filmes en “tiempos muertos”, ¿Cómo los definís y qué le suman al documental?

– Se trata de algo que es propio del género porque es acerca de un “Making off” y los tiempos muertos. Inmediatamente cuando estas en una película que se está realizando de ficción donde hay cincuenta personas trabajando de inmediato te das cuenta de que hay algo asi como tiempos de espera. Generalmente hay una necesidad, es algo que el cine no presta atención se sobreentiende de que el público lo que le interesa son los momentos dramáticos. Y estos elementos que vos llamas tiempos muertos es parte del cine documental, la propia vida en si no se mueve de un momento de intensidad o de un momento de atracción a otro momento de producción.

– ¿ Conforma un formato documental?

Hay casi como un género vinculado a como se filma el arte y que gente como Federik Waisman y Klaus Wildenhahn  en este tipo de películas sobre arte como los que nombré anteriormente es algo que siempre aparece esos tiempos muertos y es parte de nuestra vida no podemos ignorarlo.No es que yo quiera aburrir a la audiencia con eso, lo que trata es que en esos momentos hay cosas para ver. Se trata de otorgarle de prodigarle a los momentos pequeños a los gestos mínimos atención.

– Está claro en “Vor der Sperre”y “Kurze Ecke” aunque van más allá ¿ Por qué?

– Esa película fue concebida en principio como un una suerte de documento, archivo, sobre un cierto tipo de gente, lugar y lenguaje que está en vías de extinción.Por lo tanto con el cine y esto es tan solo, contamos hace cien años podemos preservar capsulas de tiempo a partir de filmarlo.Ese tipo de bar en Hamburgo exactamente el 15% de los que hay han empezado a cerrar. Yo lo he visto y tenido esa experiencia. Eso está relacionado con la clase trabajadora, no solo ella si no con una suerte de reflexión sobre aquella comunidad que se ha perdido.Yo tome la decisión de filmar en un solo día pero no es cualquier día, es un día de elecciones, el día donde uno elige al counselor(Alcalde) de Hamburgo. Lo que intente hacer identificar en ese medio la relación que existe entre la micro política y macro política.

– ¿Qué acontece en el cine directo?

– Esto suele suceder con el cine directo podría haber fallado porque yo realmente no sabía qué es lo que iba a suceder yo presupuse de que tarde o temprano los asistentes a este bar iban a hablar de estas elecciones pero no lo sabía. También me sucedió, pensé cuando hice esta película también pensé en términos musicales y me había dado cuenta de esto. Yo había hecho una película sobre el Free Jazz y me preguntaba cuál es la relación que se puede establecer entre el Free Jazz como tal y la improvisación del género respecto del acto de filmar.En el momento que estas filmando un documental es lo más parecido a la improvisación en la música.Puede fallar es como una danza. Es algo que ya no sucede en el montaje excepto si estuvieras haciendo un montaje en frente de una audiencia.

– Por otro lado, tu intensión no es dramatizar pero si se logra en Slide Guitar Ride, ¿Por qué se dio?

– Uno podría decir que es una suerte de dramatización el hecho que no se le ve la cara. Desde el inicio hubo un contrato entre los dos en el cual pude filmar lo que quieras pero no podes mostrar mi rostro. Yo no estaba solamente interesado en el si no con la orden de invisibilidad dentro del Rock and Roll, había estado en contacto con presidentes, etc. Al final termino filmándolo sin, en el acuerdo mutuo estuvo que no iba a filmar su cara. Había filmado hay 50 minutos que yo lo tenía sin el casco y quizá el protagonista llego a decir que no le importaba que lo podía haber mostrado.El realmente no hace una cosa alrededor de eso de hecho sale de tocar y luego vende remeras, hace sus cosas.Por razones dramatúrgicas yo decidí en la película que no saliera.Uno podría decir que pasa también con la animación es casi como una especie de personaje de cómic. Hay algo de esto en la película.

– ¿ Te gusta filmar en tiempos explosivos – revolucionarios?

– Quizá porque filme en Irak a mí no me interesa en general filmar como los periodistas que están en la línea de lucha o frontera no es mi interés.No tengo nada contra eso no es mi personalidad artística. Cuando yo hice esa película en Irak no era algo que me interesaba y yo tampoco vi gente viviendo determinadas cosas terribles.Es muy complejo lo que sucede en esas zonas, la información es difícil de discernir. Lo que yo quería era aprender algo por mí mismo, y eso es bueno para hacer un documental.

– ¿ El tiempo es propietario de las comunidades, se pudo demostrar en tus capturas?

– No puedo generalizarlo para con todas las películas en el caso del bar y Olanda la última son películas que definitivamente eso es parte de la película. Porque al fin y al cabo de alguna forma estos personajes o personas de algún modo son esclavos del sistema. De cierta manera yo puede hacer esta película porque estas personas al hecho de filmarlas era una forma que ellos pudieran experimentar una forma de legitimación de sí mismos de darse fuerza a sí mismos.

– En “Olanda” se ve como las personas no controlan sus horarios ¿ Cómo se explica?

– La mayor parte de las personas que yo filme en “Olanda” son trabajadores de estaciones de las cuales no tienen aparentemente control de su tiempo. En esta época de recolección de hongos y en ese momento ellos tienen no siempre tienen la posibilidad de decidir: “¡No! Yo voy a vender los hongos a este precio”, pueden decidir no vender y no trabajar. Por eso fue que yo quería hacer la película porque era capaz. Si bien puede ser visto como un cliché o un lugar común no obstante hacer una película sobre ellos y seguir la vida de ellos es también otorgarles la palabra.

– ¿Cómo te sentís en comunidades donde se ejerce menos presión de rutinas? ¿ O aquellas personas al margen?

– No sé a la vez me siento más tranquilo y cómodo cuando estoy con esa gente, su vida, los tiempos de esas personas. También cuando hago películas sobre los músicos en general no son músicos de la escena central de la música son más personas de la periferia musical. De hecho el Free Jazz es lo que está en los márgenes de los márgenes de lo que sí es el jazz. Schlippenbach Trío para mí es como estar con una banda punk hacen lo que se le da realmente la gana no les importa lo que sucede con la audiencia y está claro que no les interesa el dinero. Y para mí por lo tanto son artistas de verdad. Para mí es algo que puedo aprender porque es gente grande y ve como pueden ser artistas que han podido sobrevivir que no han vendido su alma. Con la otra gente hay una cuestión política vivimos en un tiempo, a mí no me interesa hacer películas de un nivel de exposición excesiva de lo que se entiende como político. Pero desde ya no puedo estar tranquilo y de acuerdo de como es el mundo en la actualidad son palabras demasiado grandes me resulta incómodo decirlo así.

*Se agradece la traducción por parte del director artístico Roger Koza del Doc Buenos Aires.

 

Mostrar más

Florencia Fico

Licenciada en Periodismo. Especializada en rubros como: cultura, televisión, científico e investigación. Asistente de Cátedra en Arte y Estética UNDAV. Miembro del Club de Graduados. Redactora en Revista Combativas.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios